¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

La leyenda de los tres reinos (2)

Jin es un joven proveniente de una familia de magos conocida como la familia Belnádez, esta familia ha sido reconocida como una de las familias más influyentes en el submundo de la magia, actualmente posee muchísimos miembros y es bastante reconocida con respecto a los hechizos que han desarrollado, a pesar de esto Jin no posee mucho contacto con la Familia principal ya casi toda la magia que sabe la aprendió por medio de su padre el cual falleció.

No obstante este suceso fue una completa sorpresa para Jin, nunca antes se ha sabido que alguien ajeno a la magia como Riku pudiera transportarse de un lugar a otro con un libro, ya se requiere muchísimo conocimiento y energía para lograr algo así, es por eso que con una expresión le hizo saber a Elliot que él estaba igual de perdido.

Hay que aclarar que Jin se ha concentrado en llevar una vida tranquila, dedicarse a sus estudios y a su vida social, no obstante como todo mago de hoy en día, practica la magia en secreto, esto es debido a que obedece firmemente las leyes del submundo de la magia y hace todo lo posible para que ninguna persona normal se dé cuenta que él es un mago, ya que  debe mantenerlo en secreto.

Mientras Riku se seguía asombrado, Jin enseguida se asumió  que se encontraban en un salón de invocación, podía sentir la magia residual que se encontraba en el aire aparte de que reconoció que el tipo de  círculo mágico que se encontraba debajo de ellos era utilizado normalmente para rituales en los que se querían traer criaturas ajenas a nuestro mundo.

 

-¿Sera acaso que nosotros hemos sido invocados a otro mundo?- Se preguntaba Jin a si mismo mientras una gota de sudor corría por su mejilla.

 

-Oigan, parece que alguien se acerca- Aviso Elliot mientras miraba como se habrían las únicas puertas que poseía el salón donde se encontraban.

Las personas que entraron eran un grupo compuesto por dos mujeres y lo que parecían ser bastantes caballeros con armaduras medievales, estos eran alrededor de veinte y cada uno portaba una un una lanza y un escudo, además sus armaduras lucían brillantes y poseían cada uno una capa, a primera vista se podía decir que lucían intimidantes

Los tres amigos quedaron perplejos por unos segundos mientras eran rodeados por los caballeros, mientras que ambas mujeres se les acercaron , una de las mujeres era una joven con un hermoso vestido blanco, esta poseía la apariencia de una joven chica, no obstante había cierta atmosfera de madurez que la rodeaba, poseía unos ojos grandes azules y sus cabellos eran largos y dorados, su piel era blanca, casi sin ninguna imperfección y pareciera que esta fuera hecha de porcelana a simple vista no parecía lucir más de veinte años, la otra mujer en cambio lucía un poco más madura, aparte de que también lucia joven y hermosa, llevaba puesto una especie de vestido que dejaba apreciar la silueta de su figura aparte llevaba consigo una capa roja bastante elegante y traía en su mano derecha algo que parecía ser una especie de báculo.

Mientras Riku se fijaba  en el cuerpo hermoso de esta dama, con algo de disimulo, la atención de Jin se fijaba más en el báculo, podía sentir que era un artefacto mágico ya que de este emanaba energía mágica residual, enseguida supuso que esa mujer fue la que realizo el ritual de invocación, no obstante arte de eso, algo más que le llamo la atención a nuestros amigos era el color de los cabellos de esta mujer, eran verdes, no obstantes por alguna razón encajaban con su apariencia, además poseía ojos verdes como la esmeralda y su piel era incluso más llamativa que la de la primera chica.

De repente una de las mujeres , la de los cabellos dorados, se acercó a ellos con bastante alegría  mientras que la otra por unos segundos que miro a Jin como si hubiera sentido que el ocultaba algo.

-¡Lo lograste Rina! ¡Pudiste invocar al elegido!

-Por supuesto su majestad, no obstante parece que otras personas se mezclaron en la invocación…

-¡Oh! Cierto…parece que hay dos más… ¿Acaso esos dos también son elegidos?

-Me temo que no es así, solo el que posee el aura divina es quien recibió la Bendición de la Diosa de la Luz, los otros dos son personas comunes- La mujer de la capa roja comento esto mientras señalaba con su mirada a Elliot y a Jin.

Los tres amigos estaban bastante perplejos por lo que estaban escuchando, ninguno de ellos tenía la más remota idea de lo que estaba aconteciendo, Jin se debatía entre usar o no algún hechizo para escapar ya que se sentía bastante amenazado al  estar rodeados por guardias armados, no obstante eso podría ser contraproducente ya que no estaba muy seguro de la situación , además hasta ahora había ocultado su magia de sus amigos, por otro lado Elliot estaba un poco más calmado, no era la primera vez que estaba rodeado de más veinte personas armadas y sinceramente no sentía que ninguno de esos sujetos fuera una amenaza, ni siquiera la mujer de rojo que estaba al frente de ellos a pesar de que evidentemente era una especie de hechizera , no obstante en caso de que fueran atacados, acabar con todos mientras protegía a sus amigos podría resultar algo complicado, además a juzgar por la situación, diría que se encuentra dentro de un castillo posiblemente lleno de soldados, así que aun si destruyera a todos los que se encontraran en el salón, lo más probable seria que llegaran refuerzos.

La mujer de cabellos dorados al percibir que había algo de tensión en el ambiente prosiguió a hablar:

-¡Ah!, ¿Dónde están mis modales? Primero que todo déjenme presentarme, mi nombre es Tiana Aegir y soy la princesa del reino de Gretonia, estoy segura de que tienen muchas preguntas pero no se preocupen pronto les responderemos todas, mientras tanto ustedes pueden sentirse tranquilos ya que nuestro reino no posee ninguna intención de haceros daño alguno, todo lo contrario, necesitamos de su ayuda- La princesa Tiana dijo esto mientras miraba a Riku fijamente.

Luego Tiana les pidió a los tres amigos que la siguieran mientras eran escoltados por los guardias, al parecer iban a una audiencia con la reina, ya que es ella quien va a responder todas sus preguntas.

 


 

Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com