¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Fragmento de mi comedia LA GUERRA INACABADA

greegre68greegre68 Anónimo s.XI
editado febrero 2016 en Humorística
Hola, os presento el inicio de mi comedia "LA GUERRA INACABADA";

Salustiano Requejo tuvo tres esposas, lo cual para una población tan reducida no dejaba de tener su buen mérito. Por demás, las tuvo seguidas, esto es, una detrás de otra, que no juntas, por lo que nada había qué reprocharle. Y ahí, donde pudo ganarse el mote de “Don Juan” o alguno más chusco que se atuviese menos finamente a su virilidad, en boca de muchas, se ganó el apelativo de el “Descasado”, por haber sobrevivido a un trío de cónyuges fenecidas sin ver menguada su salud.
Su primera esposa fue Trini, que en tiempos fue conocida como la “Fogosa” por la manera en que enardecía el espíritu de los hombres con esas curvas y los andares que los enmarcaban. Pues a Trini fue él quien se la llevó de calle, estando casados cerca de tres esplendidos años.
Trini vivió sus veinticinco años de vida en el anhelo de ver acabada la guerra civil para poder realizar su sueño: huir del pueblo y situarse en la capital, en Barcelona quizás. El campo y sus quehaceres nunca entraron en ella, por empeño que pusieron quienes la rodeaban en dárselos a conocer. Fue por ello que, en la muerte que le sobrevino, tanto pudo achacársele al azar como a su casi pleno desconocimiento de las tareas que le tocaron al casarse.
Fue la primera vez que Salustiano se desentendió de la quema de rastrojos y malas hierbas de dos de los cuatro terrenos con que contaba y cedió tal misión a su esposa. Esta, sin percatarse del viento que se levantó y ni mucho menos de la dirección en que soplaba, prendió fuego a aquellas matas secas y luego se situó a un costado de la pira, considerándose a salvo. Fue todo uno, verse anegada por el humo que le impidió ver por completo y casi respirar, y recibir de sopetón la hojarasca envuelta en llamas como cruel venganza. Toda ella prendió en un visto y no visto, y solo le quedó salir corriendo como alma extraviada del averno, gritando y maldiciendo como jamás lo hizo. El fuego acabo por apagarse, lo malo es que se apagó en el trecho de caída que tuvo cuando llegó al borde del precipicio conocido como “El despeñadero del lobo” – por una anécdota que no viene a cuento –, por el cual cayó. No habría sido sino el susto y alguna ligera quemadura menor si solo hubiese caído a la poza de agua natural que quedaba al pie del citado despeñadero pero hete aquí que Trini estaba en pleno colapso nervioso, asustada y dolorida, y nada de ello la iba a hacer nadar cuando en su vida había aprendido a hacerlo.
De allí fue rescatado su cuerpo sin vida poco antes del anochecer tras quemarse, despeñarse y finalmente ahogarse. Una muerte tan aparatosa que hubo quien insinuó que Salustiano metió mano en su desarrollo.
Crimen o accidente, Trini, habiéndolo perdido tras tres años de casada, recuperó su mote de la “Fogosa” y a decir de muchos, dada su muerte, con bastante tino adjudicado.

Si os gusta, es solo el inicio, la novela completa - 227 páginas - la tenéis en descarga gratuita en los siguientes enlaces;

En formato PDF;
https://www.dropbox.com/s/u2hnkk5qmgc0os0/LA%20GUERRA%20INACABADA%20-%20Angel%20L.%20Diez%20Siles.pdf?dl=0

En formato MOBI;
https://www.dropbox.com/s/ygbwe4r4g6ssq8h/LA%20GUERRA%20INACABADA%20-%20Angel%20L.%20Diez%20Siles.mobi?dl=0

Si queréis saber la sinopsis, es esta;
Se narra en clave de comedia la peripecia de Manuel, Marta y Rafa que estando de senderismo por Asturias se extravían, dando por casualidad con un pueblo perdido cuyos habitantes aún se creen en plena guerra civil española. Siendo nacionales, enfrentado a estos existe otro pueblo, compartiendo el valle, con ideales republicanos. Los tres recién llegados se las habrán de ver con curiosos personajes, tratando de demostrarles que la guerra acabó hace muchas décadas, luchando contra intereses de todo tipo. Se encontrarán con el “prisionero” de guerra, un republicano que lleva más de cuarenta años de cautiverio y que se mueve por el pueblo nacional como uno más. Con Jonas y su taberna, creando bebedizos con cuanto se cruza en su camino por tener contentos a sus parroquianos. Agustina, la suicida del pueblo, o Germán, el boticario, y los líos que promueve su evidente senectud. Andrés, el herrero, reconvertido a la producción armamentista, o el pregonero, destinado a socavar al enemigo soltando propaganda nacional al toque de su trompetilla. Con estos e infinidad de personajes más habrán de tratar el trío protagonista, acabando por meterse de un problema a otro mayor, inmersos en una guerra aún por acabar.

Lo único que os pido es, si descargáis, comentad. Las críticas - buenas o malas - después ;)
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com