¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Los grandes maestros del ajedrez Botvinnik y Bronstein contra el cáncer: la importancia de la táctic

MehsenMehsen Pedro Abad s.XII
La estrategia es un plan a mediano o largo plazo, las tácticas son las acciones concretas que se necesitan para consumar la estrategia. Botvinnik, tres veces campeón mundial de ajedrez, lo sabía perfectamente; lo mismo que el gran maestro Bronstein, retador de Botvinnik en el campeonato mundial de 1951. El fuerte de Botvinnik era la estrategia; el de Bronstein, la táctica. En aquel match, donde se enfrentaban dos estilos opuestos, no hubo un vencedor neto, terminó igualado 12 a 12. Ninguno de los contendientes logró imponer, en definitiva, su estilo de juego. Curiosamente, ambos maestros tuvieron que batallar contra el cáncer en el transcurso del siglo pasado. Acostumbrados a enfrentar sus desafíos mediante el análisis meticuloso, ¿se habrán preguntado sobre la táctica y la estrategia de sus tratamientos?

La mayoría de las estrategias para combatir el cáncer se conocen desde hace un buen tiempo. La principal fue y sigue siendo extirpar el tejido canceroso. En este caso, la táctica es la cirugía. Las diversas técnicas quirúrgicas han sido optimizadas en el pasado, permitiendo abrir diferentes partes del cuerpo y retirar el tejido conflictivo con un grado muy elevado de éxito.

¿Pero qué ocurre cuando esto no es posible? Se debe recurrir a otras estrategias alternativas. La principal consiste en atacar a las células cancerosas, aprovechando que las mismas se dividen de manera continua. Existen dos tácticas fundamentales, la quimioterapia y la radioterapia, dirigidas a causar errores en el proceso de replicación del ADN de las células cancerosas. Estas acciones pretenden ocasionar grandes errores en el proceso de copia del ADN de modo que las células cancerosas, en división continúa, mueran por el daño causado.

Luego se dispone de otras estrategias no tan empleadas hasta la fecha, pero que son muy promisorias a futuro. Una de estas consiste en interrumpir el suministro de nutrientes a las células cancerosas, ya que las mismas, al estar en continúa división requieren de una enorme cantidad de energía. La táctica implica detener la angiogénesis, un proceso natural utilizado por el cuerpo cuando se requiere aumentar el número de vasos sanguíneos, pero que se manipula de mal modo por el tejido tumoral para recibir más nutrientes a través de la sangre.

Otro plan es activar al sistema inmune del paciente para que reconozca y ataque a las células tumorales. Las tácticas de la inmunoterapia son muy diversas, desde administrar moléculas inmunoregulatorias, hasta extraer células del sistema inmune de un paciente, estimularlas en cultivo para que reconozcan al tejido tumoral y volverlas a introducir en la misma persona.

Por último, otro plan consiste en evitar que las células cancerosas escapen de su sitio original para migrar a otras partes del cuerpo formando nuevas colonias cancerosas, denominadas metástasis. Dado que este es un proceso complejo, las células tumorales requieren alterar sus patrones de movilidad y adhesión, así como de muchas funciones celulares. Las tácticas apuntan a administrar nuevas moléculas capaces de interferir con esos procesos particulares.

Todas las estrategias mencionadas ya se conocían en el siglo pasado. El avance de la ciencia ha permitido descubrir nuevas y mejores drogas terapéuticas, así como caracterizar nuevas maneras de interferir con los mecanismos moleculares que utilizan las células cancerosas para inducir la angiogénesis, migrar a otros tejidos y evitar la respuesta inmune. Las acciones que se realizan para aprovechar los nuevos conocimientos a nivel molecular han generado una enorme variedad de tácticas disponibles para concretar las estrategias elegidas en cada caso.

Si bien Botvinnik era considerado un gran estratega y Bronstein un genio de la táctica, en realidad, ambos maestros llegaron a disputar el título mundial de ajedrez porque dominaban maravillosamente bien ambos aspectos del juego. En el desafío contra el cáncer, en el resultado global uno ganó y uno perdió, pero eso ocurrió en el siglo pasado. En el futuro, serán cada vez más los desafíos ganados, porque estando delineadas las estrategias principales, solo faltaban las herramientas para llevarlas a cabo. Y ahora sí, en pleno siglo XXI, la ciencia está colaborando en lo único que faltaba, que los médicos se conviertan en grandes maestros de la táctica.




Bibliografía

Editores de la enciclopedia Británica. Mikhail Moiseyevich Botvinnik. Disponible en: http://www.britannica.com/biography/Mikhail-Moiseyevich-Botvinnik.

Garza, P. La vida es un ajedrez… / Botvinnik, el analista posicional. Disponible en: http://www.elpoderdelapalabra.com.mx/la-vida-es-un-ajedrez-botvinnik-el-analista-posicional/

Wikipedia, David Bronstein. Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/David_Bronstein

American Cancer Society. (2010). Disponible en http://www.cancer.org/Treatment/TreatmentsandSideEffects/TreatmentTypes.

Ugel, S.; Facciponte, J.G.; De Sanctis, F.; Facciabene, A. (2015). Targeting tumor vasculature: expanding the potential of DNA cancer vaccines. Cancer Immunol Immunother. 64(10):1339-48.

Chambers, A.F.; MacDonald, I.C.; Schmidt, E.E.; Morris, V.L.; Groom, A.C. (2000). Clinical targets for anti-metastasis therapy. Adv Cancer Res. 79:91-121.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com