¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Publicación desesperada de Facebook (3)

AdriZafraAdriZafra Anónimo s.XI
editado enero 2016 en Terror
Fuimos tontos. Cometimos uno de los mayores errores de las pelis Z: intentar salir de la ciudad de inmediato. ¿¡Cómo pude ser tan imbécil!? En lo de agacharnos en el interior del coche estuve ágil, no hay duda, pero en esto no. Supongo que me asusté tanto al ver la noticia que mi vena friki quedó sepultada bajo la extrema conmoción y un frío terror. Y ahora nos encontramos aquí, parados en medio de una interminable caravana de coches, algunos vacíos, otros con los motores apagados (como el nuestro) y muchos encendidos; pobre gente. ¿¡Pero es que no saben que el ruido los puede atraer!? O al menos eso es lo que siempre he visto y leído. Pero es que, si solo les afectara a ellos no tendría ningún problema en que dejaran el motor en marcha todo el tiempo que quisieran (por mí que les den!); pero no solo están ellos; también estoy yo y mi familia, y si el ruido los atrae…
Muchos de los zombis que ahora veo por la ventanilla son personas que han dejado desocupados los coches. De esos pobres imbéciles solo he visto a un par que hayan logrado subir por la Puerta del Cambrón y perderse de mi vista sanos y salvos. Uno de ellos era una familia: padre, madre e hija, de la misma edad que yo, más o menos. La verdad es que la chica tenía buen culo, y, perdiendo todo sentido de precaución, estuve un rato embobado, como cuando se lo miro a Sara (ya no me importa que todo el mundo lo sepa; total, nadie va a leer esto, puesto que todo el mundo está ocupado huyendo y centrado en sacar la mejor foto o grabar el vídeo más visto de YouTube, antes de que Internet se corte). En ese estado estuve hasta que giraron por debajo del arco y quedaron fuera de mi ángulo de visión.
Menos mal que mi padre no los vio, porque si no, aquello habría sido la gota que colmara sus nervios y los hiciera saltar definitivamente, esperanzado. Y si os digo la verdad, nosotros no habríamos tenido tanta suerte. Más que nada porque mi madre utiliza una silla de ruedas debido a la polio y yo tendría que cargar con mi hermana mientras mi padre empujaba la silla. Vamos, un espectáculo maravilloso…, para los zombis, claro, que cada vez eran más alrededor de los coches, caminado entre ellos, cruzando de un lado a otro de la calle, tropezando con los coches de la calzada y los bancos del parque, o atacando a algún incauto con tan poca conciencia como para poner un pie fuera. Siento no poder daros detalles de lo que estos muertos vivientes hacen con los no muertos que aún viven, que no dejan de ser futuros muertos vivientes; siempre que veo que uno alcanza a su víctima, retiró la mirada. Qué queréis que os diga. Verlo en las pelis es una cosa, y presenciarlo en la vida real, es otra.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com