¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

El cielo, las estrellas, tu y yo.

JavierBeJavierBe Anónimo s.XI
editado diciembre 2015 en Romántica
-



-




-





-








-




-




-

-

Lo recuerdo como si fuera ayer.Salimos de paseo, ¿el motivo? No importa. Lo único importante es que estábamosjuntos. ¡Sabes! Nunca te lo dije pero aquella noche quepasamos bajo las Estrellas fue la noche más increíble de mi vida.

Aun Puedo oler la brisa delaire de aquella noche de verano. El cielo despejado nos brindaba eseespectáculo sin igual y en medio de la noche. Entre el centenar de transeúntesy las miradas indiscretas estábamos tú y yo. Tendidos de cara a las estrellassin contratiempos, sin prisas, sin pasado, sin ninguna preocupación... recuerdotu olor, mezclado con el perfume que estornudan las flores, por momentos suspiraba;quería guardar esos momentos para ocasiones como estas. Aun puedo sentir tumirada sobre la mía, siento tu escepticismo y asombro al narrarte lasconstelaciones. ¿Recuerdas amor mío a la osa mayor? ¿Verdad que no has olvidadoa la osa menor ni la historia que te conté de ellas? Hoy miro las estrellas ytodo me transporta a esa noche mágica.

Recuerdo como mi mano cayo por"accidente" cerca de la tuya. Entonces mi dedo meñique parecía tenervida propia. Y cual fugitivo. Comenzó a recorrer la punta de tu dedo pequeño.Al principio dude. Pues la amistad que por ti tenía era muy grande y no queríapor nada del mundo perderte. Claramente sentí tu reacción. Como si una descargate hubiera llegado, pensé en retirarme, pero tu clara relajación era una invitacióna seguir. Invente una nueva constelación con tal de ganar tiempo y poder subirmi mano de nuevo, tú me seguiste la corriente más por inercia que por sensatez.Me lleve la mano al cabello queriendo disimular lo ocurrido y enfrentando elmiedo a perderlo todo; y de nuevo lo intente. Total si algún reclamo habíapodía decir que somos amigos y tirarlo a broma. Mi respiración se agitaba, lossegundos se hacían largos, tome aire, y mi mano de nuevo rozo la tuya. Esta vezfue mejor, tú ya lo esperabas y note como tu respiración se hacía cada vez máspesada. Nuestras manos seguían juntas, nuestros cuerpos tensos y por más quetratábamos, no nos atrevimos a mirarnos de frente, simplemente mirábamos alfirmamento. Entonces pasó, deslice mi mano sobrearé tuya y mis dedos seabrieron paso entre los tuyos en un baile suave, rítmico, sensual, eterno. Pudesentir cada poro de tu mano, el latir de tu corazón y tu agitada respiraciónsincronizarse a la mía. Te apreté más fuerte y sentí el calor de tu piel.Nuestros dedos pulgares bailaron un tango lento, en un momento mi dedo recorriótu mano por completo sentí el sudor de tu mano que facilitaba es recorrido,recorrí Cada surco de tu palma sin importarme nada más. Sentí la humedad de tumano, el calor que me dabas, explore cada milímetro de tu palma; con los ojoscerrados me uní a ti en un solo pensamiento, en un solo sentir, en una solarespiración, en un solo cuerpo, en una sola alma.
Desde ese día miamor, supe que serias para mí. Supe que nunca podría vivir separado de ti. Hoyque me encuentro lejos de casa y observando las mismas estrellas, quierorecordarte como hace diez años, aunque yo mi amor, lo recuerdo como si hubiesesido ayer.

Comentarios

  • Bonita historia, aunque las palabras juntas les quita armonía, creo que es error al pasar el escrito.:)
  • JavierBeJavierBe Anónimo s.XI
    editado diciembre 2015
    si, tienes toda la razón, de hecho fue el primer relato que escribí, y luego de subir varios los chequé y noté que todos estaban igual. ni modo. los próximos irán mejor.
    gracias por vuestro tiempo.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com