¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Arena

FrancescaFrancesca Fernando de Rojas s.XV
editado septiembre 2015 en Prosa Poética
Miro el agua azur bajo la visera de mi mano apoyada en la frente. La luz, amplificada por las facetas minúsculas de los ínfimos granos de arena, lo convierte todo en un borrón turquesa y espumoso.
Una de aquellas siluetas pertenece a mi hija. Imagino que es la que se balancea al son del vals de las aguas e intento no pensar en aquella otra cabecita de alfiler que nada junto a la boya.
Este día de baño es una metáfora de la vida:
Ella ya no juega con sus cubos de colores a mi lado. Ya no me llama a cada segundo para preguntarme si me encanta su castillo o si vamos a buscar juntas conchas y caracolas. Ahora nada sola entre otras personas desconocidas y puede acercarse o alejarse según lo desee. Quizás una corriente o la marea la arrastren hacia el peligro y lejos de mí.


Suelto los dorados granos que retenía, sin haberlo advertido, en el puño. He pensado que un reloj de arena nos marca el paso del tiempo. ¡Qué inteligencia la de quien diseñó aquel primer reloj! La arena evoca cada partícula de vida que se nos escapa segundo a segundo. A pesar de mis reflexiones sobre la caducidad de la vida y el tiempo que huye de nosotros, no voy ponerme triste , ni seria, ni mi intención es la de filosofar, precisamente hoy.


El cielo ha adquirido el tono blancuzco de la calima. El mar, de un profundo azul violáceo , se corona de espuma en la rompiente. Un ave quiebra el silencio con su graznido antediluviano que me eriza el vello de la nuca.
Ahueco mi mano a modo de visera y distingo el andar pausado de mi hija. ¨Mamá, quiero un helado, me grita de lejos". Yo sonrío porque la vida me invoca en la voz de mi niña. Su piel tiene un gusto a sal y a chocolate derretido. Y yo me relamo como un gato, sonriendo.

Comentarios

  • Que gusto tenerte de regreso con tus historias, cada día los hijos se nos van como el agua entre las manos:)
  • FrancescaFrancesca Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2015
    Gracias por tu afectuosa bienvenida, Amparo.
    Cuesta dejarlos volar pero... cést la vie!
  • BenedictoBenedicto Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado agosto 2015
    El tiempo cae, como los granos de arena en los relojes atiguos, pero la vida se renueva en cada primavera y sigue su propio camino.

    Encantador relato. Te felicito. Feliz verano en la playa.
  • HelyziaHelyzia Pedro Abad s.XII
    editado agosto 2015
    Muy emotivo tu relato.
    Ese pensamiento que dices sobre la arena y el reloj de arena yo un día estando en la playa también lo pensé:o Helyzia
  • FrancescaFrancesca Fernando de Rojas s.XV
    editado septiembre 2015
    Benedicto escribió : »
    El tiempo cae, como los granos de arena en los relojes atiguos, pero la vida se renueva en cada primavera y sigue su propio camino.

    Encantador relato. Te felicito. Feliz verano en la playa.
    Ese es una constante en mis escritos: la vida que tiene ese movimiento continuo de renovación.


    Gracias por haberlo comprendido y por detenerte aquí.
  • FrancescaFrancesca Fernando de Rojas s.XV
    editado septiembre 2015
    Helyzia escribió : »
    Muy emotivo tu relato.
    Ese pensamiento que dices sobre la arena y el reloj de arena yo un día estando en la playa también lo pensé:o Helyzia



    No soy muy original, Helyzia. Creo que todos lo hemos pensado en uno u otro momento.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com