¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

¿Es el anarquismo católico una forma filosófica de interpretar la realidad? (I)

Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
editado abril 2015 en Filosofía
Hablé el miércoles pasado en un foro libertario sobre "Los anarquistas cristianos". Mi conferencia se basó en un análisis socio-político de la no-violencia evangélica desde postulados anarquistas. Empecé mi conferencia así:

"¿Qué hace un católico en un foro anarquista en Semana Santa cuando debía estar en el Templo...? (risas). ¿Se sigue creyendo alguien que un católico pueda ser anarquista?... Permítanme, para introducir el tema, unas palabras de Heleno Saña, filósofo eminente y anarquista:

"El enemigo de los pobres no es el cristianismo sino el capitalismo.
No sólo por experiencia personal sé que hay militantes y colectivos cristianos que, sin llamarse anarquistas o ser miembros de la CNT, tienen ideas idénticas o muy parecidas o muy próximas a los libertarios. Como los propios anarquistas, son partidarios de la autogestión, de la igualdad social, de la solidaridad y los postulados ácratas.
Se trata de anarco-cristianos que no sólo predican sus ideas, y ello con una generosidad que muchos anarquistas desconocen. Decenios de convivencia, colaboración y amistad con libertarios cristianos me dan derecho a decir lo que acabo de decir. Recordaré, al paso, que la editorial que más literatura obrera publicó bajo el franquismo ---la ZYX de Madrid--- fue fundada en 1963 por militantes católicos como Julián Gómez del Castillo, Guillermo Rovirosa y Tomás Malagón.
Pues bien, estos hombres ofrecieron su tribuna editorial a autores libertarios como Juan Casas, Diego Abad de Santillán y yo mismo. Publicaron más de 80 libros libertarios, algunos con ocho ediciones".

"Estas palabras, desconocidas por gran parte de intelectuales católicos y anarquistas, me dan pie a hablarles de tres grandes figuras del anarco-cristianismo y catolicismo: el Tolsoi filósofo, el polémico Ivan Illich y mi maestra Dorothy Day".

(Continúa en una segunda parte)

Comentarios

  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    No me explayaré sobre la conferencia; sería muy farragoso. Sintetizaré al máximo mis palabras.
    Decía Romano Guardini, filósofo católico, que la Iglesia es la cruz en la que Cristo fue crucificado; y como no se puede separar a Cristo de su cruz, hay que vivir en un estado de permanente insatisfacción con la Iglesia (lo leí en "La larga soledad" de Dorothy Day). Una Iglesia dictatorial, egocéntrica y soberbia. Sin embargo muchos católicos nos planteamos la doctrina de Jesús abiertamente desde otro punto de vista.
    Cuando a mis hermanos católicos les hablo del anarco-catolicismo tienden a reírse; más por ignorancia que otra cosa porque, en el fondo, me respetan como intelectual porque no añaden ni un milímetro a mis tesis sobre la historia de las ideas cristianas.
    Algunos de mis maestros, paradójicamente, han sido ateos o agnósticos porque para conocer a fondo el catolicismo es imprescindible conocer otras versiones.
    He sido un estudioso del budismo, el hinduismo y el taoísmo, sin olvidar el mundo musulmán y el judio. Y todos esos planteamientos me han hecho crecer mucho. No podemos saber nada de nosotros sino conocemos lo que no es "nosotros".
    Cuando conocí a Dorothy Day me sentí pletórico: una anarquista católica hasta la médula encarcelada por sus protestas contra el sistema capitalista (tengo escrito un ensayo sobre ella; aquí se haría muy largo ampliar datos de su vida).
    Ivan Illich, con un historial intelectual mucho más que eminente, tras la dispensa del ejercicio sacerdotal, se dedicó a revolucionar el mundo de la educación, entre muchas cosas, incluida la medicina. Su libro "La sociedad descolarizada" es un canto libertario contra el poder capitalista.
    Sobre Tolstoi no me extenderé por ser el más conocido de los anarquistas cristianos.

    Mi conclusión, cuando acabé la conferencia, fue muy clara: no solamente un cristiano o un católico debe ser anarco-pacifista; personalmente no encuentro otro camino para seguir el evangelio.

    Felices pascuas.
  • PeteRoquerPeteRoquer Pedro Abad s.XII
    editado abril 2015
    Qué tal:

    Llevando años en este foro me encuentro con una pregunta interesante, ya que la mayoría reacciona negativamente ante la palabra "anarquía", pero es un repudio irracional.

    Conozco un poco la teoría anarquista, es implacable para la crítica social y eficaz para darle solidez a nuestra existencia... individual. Yendo al terreno colectivo, entiendo que el anarquista cristiano reivindica una sociedad, o mejor dicho, emular una sociedad tal vez no tan estudiada abiertamente: la sociedad en la que Jesús vivió.

    Tal vez faltan datos suficientes o no los conozco, pero comprender el contexto histórico o cultural de una sociedad sin clases sociales no es sencillo, ya que nosotros somos producto de una etapa industrial o civilizada (dicho erróneamente). Es un tema interesante que Ud. ha puesto en la mesa. Ojalá haya participación.

    Un saludo.
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    Muchas gracias por sus palabras, PeteRoquer.
    Desde hace muchos años he desafiado a la jerarquía eclesial con mis palabras; sin querer herir a nadie pero siendo yo mismo.
    Suelo mencionar a Thoreau en su Walden, con una frase que creo haber escrito antes en el foro:
    "Si un hombre no lleva el paso de sus compañeros acaso se deba a que oye un tambor diferente. Que marche al son de la música que oiga , por lenta y alejada que resulte".
    Me preguntan a menudo cómo es posible conciliar una doctrina anticlerical con argumentos católicos ---digamos, cristianos en general---. Si la Iglesia es jerárquica, ¿es posible encajarla en una organización horizontal como la libertaria?
    Hay muchas versiones cristianas que pueden encajar en cualquier tipo de planteamiento social. Lo que intento, desde mis planteamientos, es volver a la esencia de los primeros cristianos donde todo lo tenían en común. No me refiero en absoluto a una sociedad comunista, que no tiene nada que ver con el anarquismo. Un dictador divinizado es el peor de los dictadores.
    Peter Mourin solía decir a propósito de los católicos: "No somos una organización, somos un organismo". A eso me refiero.
    Otra pregunta que me suelen hacer es: " Si usted reniega del Estado, cómo funcionar entonces"?...

    (Sigo en una segunda parte; escribir un largo mensaje es imposible en el foro).
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    El Estado no tiene nada que ver con "el gobierno". El Estado es centralista; el gobierno puede ser organizado desde comunidades descentralizadas (léase a Fourier con sus falansterios, que retomaría Proudhon en sus planteamientos --- que por cierto fue machacado por Marx de forma inaudita--- o el socialismo cooperativo de Owen entre otros)
    Es posible organizar una sociedad desde postulados libertarios. El asunto es que el caníbal capitalista no lo deja. En una sociedad que se rige por el principio "tanto tienes, tanto vales", no es posible el sueño de una sociedad fraternal.
    Volver a la sencillez, la humildad, la solidaridad es un acto de amor incondicional. Pero, claro, esto está demasiado lejos del capital.
    Cuando mis colegas me recuerdan que olvido "la voz de la experiencia", es como si me dijeran que olvido la voz de mi conciencia. Por eso sigo adelante, contra viento y marea, esperando que las huellas que vaya dejando alumbren caminos.
    Una anécdota y termino: unos estudiantes de sociología me preguntaron tras una charla si yo era capaz de renunciar a todos los bienes del progreso, empezando por la informática. Les respondí: " El progreso es imprescindible siempre que favorezca a TODOS los seres humanos; una sociedad libertaria apoya el progreso. Ocurre que el monstruo capitalista se come a la mayoría".
    Es posible que mi utopía sea una pompa de jabón; sin embargo navegaré sobre ella volando por el cielo, donde veo a Dios muy cerca de todos los desposeídos que han sido excluidos por esta sociedad capitalista. Por eso sigo siendo cristiano.
  • PeteRoquerPeteRoquer Pedro Abad s.XII
    editado abril 2015
    Estoy de acuerdo, no es lo mismo el Estado que el gobierno.

    Un ejemplo claro, en mi país, México, es el logro del movimiento Zapatista en la creación de municipios autónomos en Chiapas. El Zapatismo nació como un movimiento militar (o guerrillero), liderado por el Subcomandante Marcos (él siempre dijo que el comandante es el pueblo) partiendo de la idea de que el "imperio" le ha declarado una "cuarta guerra mundial" a las culturas y a los pueblos; y la resistencia no consiste en hacer la revolución, ¿por qué? Simple, el pueblo solamente puede gobernar arrebatando el poder estatal a la minoría opresora mediante la lucha armada, en cambio, el burgués puede gobernar sin tener el poder central bajo su dominio porque él le administra económicamente. Marcos se concentra en fomentar la auto organización hasta que años después, se fundan las "Juntas de Buen Gobierno" o "Caracoles", que no se contraponen con el municipio formal que reconoce el Estado ya que no es su objetivo quitarle representación ante el gobierno central ni interferir en su administración política. Simplemente es una organización para sí mismos.

    Como dices, sí es posible organizar sociedades bajo postulados libertarios, la realidad es que eso no es suficiente para que la gente no pase hambre ni sea explotada, pero sí es el comienzo de un camino largo y sinuoso a la emancipación.

    Terminando mi opinión personal, diré que es momento de volver a analizar la teoría y compararla con la realidad social en la que vivimos para obtener soluciones reales.

    Los cristianos convirtieron a Dios en un fetiche, absolutizándolo, haciéndolo incapaz de verificación, de crítica y desarrollo (dialéctica). La dictadura del proletariado de Marx no tuvo presencia proletaria. Es la revolución de los trabajadores sin trabajadores. El partido bolchevique no fue fundado por trabajadores, sino por intelectuales con "conciencia obrera", lo peor de todo, terminó siendo una Iglesia más. Y ser anarquista significa reducirte a la indigencia y a la conducta antisocial. ¿Qué camino se puede elegir?
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    Desde luego, amigo mío, el anarquista no es, tal como yo lo entiendo, un ser antisocial; mucho menos indigente.
    Ser libertario es ser solidario pregonando la fraternidad de todos lo seres humanos como principio del funcionamiento social. Fue, precisamente, Rousseau uno de los pensadores que influyeron mucho en el movimiento anarquista con dos argumentos: el hombre es bueno por naturaleza y una sociedad avanza a través del cooperativismo.

    Estoy totalmente de acuerdo con usted. El cristianismo "oficial", no sólo ha convertido a Dios en un fetiche; lo peor es que lo convirtió en un "dios-porra" para repartir leña a los disidentes.

    Me alegra que mencione Los Caracoles, proyecto muy interesante dentro de la autogestión comunitaria.

    Con mi afecto,

    Miguel.
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    Otra pregunta en mis conferencias: ¿Qué o quién es Dios si te confiesas cristiano anarquista?...
    No tengo ni idea de qué o quién es Dios; como no tengo ni la menor idea cuando me preguntan qué es el Cielo.
    Cuando Heidegger habla de lo calculable divino no entiendo nada; mucho menos cuando Nietzsche habla de la muerte de Dios. Creo que ambos quieren coger el agua con una red porque no hablan desde posturas de fe.
    ¿Es una hipótesis creer en Dios?...
    Hans Küng en su impresionante libro "Ser cristiano", a pesar de sus razonamientos, se sumerge en un galimatías que no aclara nada porque intenta hacer razonable lo incomprensible.
    No intento demostrar racionalmente la idea de Dios porque, repito, lo convertiría en fruto de una creencia.
    Soy científico por formación, amante de la astrofísica. Cuando miro el cielo se me agolpan mil preguntas, como le pasaba a mi admirado Carl Sagan, que sólo acertaba a decir: "Soy agnóstico". Este librepensador no adivinaba nada más allá de su razonamiento. El gran matemático Martin Gardner se confesaba teísta porque se sentía alumbrado por lo que no podía entender con la razón.
    Aunque yo no comprenda nada, sé, tengo la certeza, que Dios está con nosotros.
    ¿Quién o qué es Dios, Miguel?... No lo sé, como no puedo explicar por qué amo a mi esposa y la amaré eternamente, como no puedo explicar cada milagro que nos sucede a diario en millones de cosas que no entendemos.

    No sé quién o qué es Dios, pero lo siento a mi lado, y me hace levantar los brazos cada mañana para dar gracias por la vida que me regala.
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    Quiero hacer una última intervención escribiendo, de forma sintetizada, la diferencia entre creencia y fe; seguramente podré aclarar por qué un católico puede ser anarquista.
    Pero antes, una anécdota de un debate en el que participé con libertarios con preguntas y respuestas muy concretas:

    --- Usted, libertario cristiano, ¿va a misa?...Quiero decir, si se cree lo de la Virgen María, la resurrección de los muertos, que Jesús bajo a los infiernos y subió a los cielos...
    --- Voy a misa los domingos.
    --- Es decir que se cree todo lo que allí se dice, entre otras cosas "El Credo", cuando acaba de afirmar que la fe y la creencia no tienen nada que ver.
    --- Juan XXIII nos habló de que no se trata de que éste o aquél artículo de la doctrina de la Iglesia no puedan ser debatidos. A mi juicio, siguiendo a Hans Küng, se trata de dar un salto adelante, hacia una profundización de la doctrina estudiadas desde el pensamiento moderno.

    Un silencio del interlocutor.

    --- Cree que la Virgen fue virgen, que resucitaremos en cuerpo y alma...
    --- Hay interpretaciones metafóricas ---como se dan en todas las religiones---. y planteamientos subjetivos-psicológicos. Hablar ahora de teología se sale del guión. No pretendo huir de sus preguntas... (risas). Si le parece, podemos organizar un debate sobre estas cuestiones en otro momento.
    --- ¿Un salto adelante, dice?...
    --- Si la religión, sea católica o de cualquier signo, se sale de los presupuestos de la ciencia hay que replantearlos. A mí no se me ocurre afirmar que la teoría de la evolución o las argumentaciones físico-matemáticas son falsas, por ejemplo, aunque algunas vayan contra la doctrina eclesial, hasta que no se demuestre lo contrario. La ciencia es un pilar fundamental en la que nos tenemos que basar si pretendemos comprender la realidad. Negar a Darwin o a Stephen Hawking, pongo por ejemplo, es algo tan necio que contradice el mismo Evangelio cuando dice que la verdad nos hará libres.
    --- No ha contestado usted a mis preguntas.
    --- O quizá usted no ha entendido mis respuestas como pretendía explicar....
    --- Y va a misa los domingos...
    --- Y voy a misa los domingos.

    (Sigo en una segunda parte)
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    La anécdota de ese debate suele ser habitual. Resumiendo: ¿cómo es posible que un católico sea anarquista?...
    La diferencia entre la fe y la creencia explica mi posicionamiento, como ya he escrito.
    La creencia nace de la razón; la fe es una voz interior que va mucho más allá de la razón.
    Dicen los gnósticos actuales, cuya filosofía no comparto, que si se tiene fe no hacen falta creencias. Me parece exagerado. La creencia es necesaria porque la razón nos hace ser humanos; eso sí: identificar la fe con la creencia es mezclar el aceite con el agua.
    La fe es algo privado; la creencia es compartida verbal y socialmente. Claro que son compatibles ---imperiosamente compatibles--- y se necesitan como el norte con el sur, el este con el oeste... Sin embargo yo puedo creer en un sistema político sin que afecte a mi fe en lo más mínimo. Más: sin que afecte a los principios fundamentales del Evangelio.
    Soy anarquista porque no creo en el poder jerarquizado, como no creyeron los primeros cristianos, como abominó Jesús cuando nos recordó que todos somos hermanos y que nuestro único Padre es Dios.
    Creo firmemente en la fraternidad humana. Naturalmente que me planteo lo que Dostoiewsky en "El Gran Inquisidor", donde acusa a la Iglesia y al mismo Dios de las catástrofes y miserias, una orgía del mal que nos aterra. El sufrimiento humano lo siento en primera persona, por eso propongo alternativas antagónicas con el capitalismo (el Gran Malvado).
    La esperanza de creer que un mundo más justo, más libre y más humano nos espera, hace que siga con auténtica pasión creyendo esta utopía.
    Como escribió mi admirado Miquel Marti i Pol: "Todo está por hacer porque todo es posible". Tengo fe en ello, y además lo creo.
  • SilenusSilenus Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    PeteRoquer escribió : »
    Llevando años en este foro me encuentro con una pregunta interesante, ya que la mayoría reacciona negativamente ante la palabra "anarquía", pero es un repudio irracional.

    Es interesante esto que decís de "irracional", pues así lo hacen quienes repiten lo que otros, bien racionales, les han trasmitido. En los medios yo he escuchado a intelectuales y periodistas (ninguno de ellos se chupa el dedo) equiparar anarquismo con caos. Este es un claro trabajo de distorsionamiento que el poder ha hecho par borrar las huellas de un movimiento profundamente digno en sus críticas y reclamo, como que el verdadero anarquismo está basado en el respeto y la amistad.
    En mi país, por ejemplo, la tarea del anarcosindicalismo en lo cultural y político ha sido ampliamente enriquecedor en el ejercicio de ayudar a crear sujetos concientes, sin embargo, lo que más se recuerdan son los casos de banditismo practicados por una banda muy reducida de anarquistas. En definitiva, revertir esta concepción mentirosa del espíritu libertario también es tarea educativa, estoy pensando en muchos chicos que salen a la noche a pintar la A anarquista y piensan que con esa actitud (a la Syd Vicius, de me cago en todo) están haciendo algo antisistema.
    PeteRoquer escribió : »
    Yendo al terreno colectivo, entiendo que el anarquista cristiano reivindica una sociedad, o mejor dicho, emular una sociedad tal vez no tan estudiada abiertamente: la sociedad en la que Jesús vivió.
    Con respecto al cristianismo, quisiera decir unas pocas cosas, aclarando que soy ateo. La ética cristiana, condensada en los evangelios, es la ética de la tolerancia y la solidaridad, quiero decir, esto ya está incluido en el ideario anarquista y no creo que las enseñanzas de Jesús le agreguen algo novedoso a una manera de ver el mundo que de por sí es inconformista y está con los de abajo, tal como lo profesaba Jesús.
    Muy distinto es el catolicismo: en mi país, la inmensa mayoría de la clase media pequeñoburguesa es católica, de hecho, se ven cruces por doquier, y debo decir que la solidaridad no alcanza, ni la bondad ni la tolerancia, sino más bien la mezquindad, esta palabra resume de maravillas la moral pequeñoburguesa argentina. Y aunque exploten de lunes a sábado a sus empleados, le jueguen sucio a sus competidores o engañen a sus clientes, jamás dejan de ir a misa los domingos. No es ninguna novedad: ya Kierkegaard les hizo la misma crítica a sus coetáneos dinamarqueses.
    Cuando me ha tocado estar cerca de los católicos, solamente encontré una "devoción" cercana al burócrata (misma crítica que les hacía Platón a sus conciudadanos) y una ignorancia que asustaba, además del individualismo que caracteriza al católico en este país.
    En fin, son puntos de vista. Pero en conclusión creo que no hace falta adosarle nada al anarquismo, su visión de mundo ya incluye los valores rescatables del cristianismo, evitando sus escatologías y concentrándose en esta tierra, la única que hay.

    Saludos
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    Amigo Silenus:
    No hay nada que "adosarle" al anarquismo. A día de hoy existen muchas versiones del anarquismo (incluyendo el anarco-capitalismo, algo que me hace sonrojar de pura vergüenza).
    Es imposible evitar la escatología porque es inherente al ser humano. Se trata de algo más cercano a la antropología o la sociología prospectiva, entre otras ciencias, que a la religión, aunque se incluya dentro del ámbito religioso.
    La mitología, por ejemplo, es escatológica. Y si me apura hasta el marxismo, bien estudiado, es un tratado de escatología, como lo es el estudio astrofísico sobre el final del universo.

    Menciona a ciertos católicos que no representan a la totalidad. Si lee tratados de la Teología de la Liberación, propiciada por católicos, se encontrará usted con un análisis social muy alejado de esos católicos mencionados. Personas que han sido asesinadas por buscar, en la tierra, la justicia social.

    Con mi afecto,

    Miguel.
  • SilenusSilenus Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    Miguel,
    Miguel Ruiz escribió : »
    Es imposible evitar la escatología porque es inherente al ser humano. Se trata de algo más cercano a la antropología o la sociología prospectiva, entre otras ciencias, que a la religión, aunque se incluya dentro del ámbito religioso.
    Si esto usted me lo plantea desde el punto de vista intelectual, estoy de acuerdo. Ciorán comentaba de su amigo Eliade que aunque era un erudito en cuestiones de religión él no creía en eso que estudiaba. Yo creo que las sociedades politeístas, hoy llamadas paganas, no se creían eso que ellos mismo inventaban. Pero aunque sepa que eso que estudia es ficción, al estudioso de las religiones no le quita méritos, pues la riqueza inventiva de esos relatos que postulan mundos trascendentales sigue allí. Yo, por ejemplo, no me creo que Zeus haya existido, sin embargo esos relatos míticos que lo tienen por protagonista me fascinan por su inventiva.
    Por otro lado, de ninguna manera considero que sea imposible evitar la escatología, entendida esta como postulación de mundos trascendentales. Todos los movimientos antimetafísicos, inmanentistas y materialistas buscan terminar con esta dualidad de dos mundos que, como señaló Nietzsche, vienen de Platón.
    Planteada así como usted la plantea, si la escatología es inherente al ser humano, entonces sería imposible el ateísmo.
    Miguel Ruiz escribió : »
    La mitología, por ejemplo, es escatológica. Y si me apura hasta el marxismo, bien estudiado, es un tratado de escatología, como lo es el estudio astrofísico sobre el final del universo.
    Permítame decirle aquí sí con certeza que el marxismo es materialista e histórico, por ende no puede ser ni metafísico ni escatológico.
    Miguel Ruiz escribió : »
    Menciona a ciertos católicos que no representan a la totalidad. Si lee tratados de la Teología de la Liberación, propiciada por católicos, se encontrará usted con un análisis social muy alejado de esos católicos mencionados. Personas que han sido asesinadas por buscar, en la tierra, la justicia social.
    Casualmente, esa teología de la liberación surgió en el mismo tiempo y espacio que regímenes totalitarios que gobernaron con el apoyo de la iglesia católica. Por eso me parece que en esta institución hay algo que anda muy mal para que se den tales extremos. Y qué decir con el pasado, las Cruzadas, la Inquisición, etc. No sé por dónde andarán los otros, pero los católicos que yo me he cruzado son más bien egoístas, despreciativos con lo distinto, mezquinos, y creen que hacen un bien sacando a los pobres del apuro mediante la limosna, cuando el pobre necesita que lo saquen de pobre, cosa que jamás cambiará mediante la beneficencia sino, hoy por hoy, mediante políticas estatales de redistribución de la riqueza.

    Saludos
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    La metafísica es la doctrina que afirma que tras las cosas perceptibles (cosa como fenómeno) hay una realidad última (cosa en sí) que es la razón del mundo fenoménico. Por ejemplo: la fuerza como causa del movimiento de una máquina.
    En la escatología existe una especialización que estudia las cosas antes del fin de la historia; es decir se dedica al estudio del destino último de la humanidad anterior a la muerte.
    Espero que tras estas explicaciones comprenda el sentido de mi anterior mensaje.

    Muy cordialmente,

    Miguel.
  • franadiosfranadios Anónimo s.XI
    editado abril 2015
    el catolicismo no va muy en armonia con el anarquismo. tal vez el protestantismo, o ideas de lutero o cosas por el estilo...
    pero el catolicismo se ha apartado bastante del mensaje ¨original¨ del personaje central de su obra (cristo). tanto si existio como si no.
    no se si has leido el cancer de cristo. en el interpreta la misma realidad desde distintos puntos de vista (cristo en unos capitulos defiende a la iglesia, en otros la critica).
    en cualquier caso, cristiano es, desde mi punto de vista, muy distinto de catolico, y el anarquismo no encaja en el catolicismo (hace unos años lei un libro que me gusto mucho, anarquismo, se llamaba, sin copyright ni cosas de esas...dificil de encontrar, supongo.
    mas facil y muy interesante un documental que echaron en la 2 sobre lucio, un anarquista famoso.
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    Teresa Forcades, monja benedictina, afirma sin lugar a dudas: "Mi sociedad ideal tendería personalmente al anarquismo, pero no a ese anarquismo violento ni a un anarquismo incapaz de estructurar la sociedad".
    Esta religiosa, con miles de admiradores católicos, nos invita a a cambiar el mundo desde perspectivas muy abiertas en dimensiones sociales, afectivas y espirituales.
    Hay otros autores anarco-católicos, como el filósofo Carlos Díaz, que han influido notablemente en el mundo católico. Puntualmente, este filósofo defiende, desde el personalismo de Mounier, los planteamientos anarquistas como forma de trasformación social. Está traducido a una docena de idiomas siendo difusor de las teorías anarquistas como traductor y editor.
    Teresa Forcades es teóloga y médica.
    Le pongo estos dos ejemplos, amigo Franadios, como botón de muestra (ya he mencionado en algún otro escrito publicado en este foro a Dorothy Day y Peter Maurin entre otros).
    Claro que es posible ser anarquista y católico. El gran problema de gran parte de los intelectuales católicos y anarquistas es que se han quedado anclados en el tiempo. Y, por razones que rozan la ignorancia, no logran abrir sus mentes.

    Muy cordialmente,

    Miguel.
  • franadiosfranadios Anónimo s.XI
    editado abril 2015
    hace tie
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    Le quiero comentar, sin lazo ni atadura, algunas frases de católicos muy comprometidos que, seguramente, desconoce. Resulta que no todos los católicos se dedican a darse golpes de pecho sin más:

    " La Iglesia es una casa de putas donde se puede hacer el amor delicadamente".
    " La Iglesia es santa... además de ser una gran prostituta".

    Dorothy Day, anarquista católica, escribió: "Yo amaba a Iglesia no por ella misma, pues para mí era motivo de escándalo, sino porque hacía visible a Cristo". A continuación mencionaba a Romano Guardini: "La Iglesia es la cruz en la que Cristo fue crucificado; y como no se puede separar a Cristo de su cruz hay que vivir en un estado de permanente insatisfacción con la Iglesia".

    Esta autocrítica hace del catolicismo un poliedro donde todas las caras están mirando a Dios, muchas con sombras, otras con luz. Sin trampa ni cartón. Por estas y muchas razones más me siento orgulloso de ser católico sin dejar de ser anarquista.

    Afectuosamente,

    Miguel.
  • franadiosfranadios Anónimo s.XI
    editado abril 2015
    Yo creo que el Protestantismo se acerca más a lo que dicen que dijo Jesucristo que el Catolicismo.
    De todas formas, el libro que cité (El cáncer de Cristo), en ocasiones critica a la Iglesia, en ocasiones la defiende.

    Una vez leí un libro de un teólogo español, que decía algo así como que desde la Iglesia contaban cuentos para el vulgo (como ignorantes), pero que para los iniciados la historia era diferente. No como engaño (supongo¿?), más como no discutir con niños cosas que les sería complicado de explicar, o les llevaría tiempo, así que cuento de niños y tira millas...

    Por ¨desgracia¨ no me acuerdo de ese libro (aunque creo que, en general, no me entusiasmó, pero tenía citas y enseñanzas curiosas).
  • Miguel RuizMiguel Ruiz Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2015
    Es muy complejo debatir sobre esa cuestión que plantea (necesitaríamos una larga sobremesa) sobre el protestantismo. No creo, ni mucho menos, que los protestantes se acerquen más al evangelio.
    Es muy difícil creer, como afirman los protestantes en sus variantes doctrinales, que la Biblia sea la única autoridad, sobre todo porque se trata, en el Antiguo Testamento, de transmisiones orales que fueron interpretadas por sus autores. En este sentido no sé hasta dónde la Biblia es un libro sagrado. Otra cosa es el Nuevo Testamento, donde también habría que poner en duda muchos de sus escritos.
    Efectivamente Lutero es un gran reformador; sin embargo la salvación por la fe (una de las cuestiones que más me han interesado) también la defendió Erasmo, quien nunca quiso participar de la reforma luterana, a pesar de la correspondencia copiosa que mantuvo con Lutero.
    Lutero, a mi juicio, no tiene nada que ver con Calvino, si se exceptúan los sacramentos. Calvino, con su radical teoría de la predestinación, llega a convertirse en un fanático. Sin pretender ofender a los protestantes, Zuinglio , Knox y el impresentable Enrique VIII llegan a hacer de la fe una forma de creencia más política que otra cosa.

    Por otra parte, desconozco el teólogo español que menciona y que me encantaría leer.

    Sobre el relato "El cáncer de Cristo", tengo poco que decir. Creo que es una obra menor sin más.

    Muy cordialmente,

    Miguel.
  • franadiosfranadios Anónimo s.XI
    editado abril 2015
    Buscaré el título del libro del teólogo ese que te hablo.
    Aparecían muchas citas de religiosos. Recuerdo que era un poco...subjetivo. Incluso decía a qué partido político defendía y cuál rechazaba.
    Te dejo alguna cita, mientras (tardaré unos días, y a ver si aparece) busco el libro del teólogo ese del que, personalmente, creo que estás poniendo unas expectativas demasiado elevadas.


    EL EVANGELIO DE SRI RAMAKRISHNA
    -Señor, deberíamos enseñarle a la gente que hacen mal en venerar las imágenes y las pinturas del templo.
    Ramakrishna: - Así sois las gentes de Calcuta: queréis enseñar y predicar. Queréis dar millones cuando vosotros mismos sois mendigos… ¿Crees que Dios no sabe que le veneran en imágenes y pinturas? Si un devoto comete un error, ¿no crees que Dios comprenderá su intención?

    Dios es infinito, inabarcable con nuestras limitadas palabras.

    Si las verdades fueran manifiestas, las leyes religiosas serían inútiles.
    (Estas 2 no sé de quién son ni de dónde las saqué)

    ...Entonces uno se pregunta por la guerra que no acaba en Israel, y se llega a la conclusión de que los motivos no son en el fondo religiosos, sino políticos.


    Esto que viene a continuación creo que lo saqué del libro del teólogo ese:
    Hoy prácticamente todos los teólogos están de acuerdo en que Jesús de Nazaret no quiso fundar ninguna Iglesia. También lo están los obispos alemanes, pero no lo confesarán abiertamente. Por desgracia, hoy en nuestra Iglesia se dan dos tipos de teologías: una para los iniciados y otra para los ignorantes. La teología para iniciados se enseña en las universidades; la destinada a los ignorantes se predica en los púlpitos (Herbert Haag , teólogo alemán al que le dijo su obispo que <<eso puede usted decírselo a sus estudiantes en sus clases de la universidad, pero no conviene decirlo ante el pueblo>>)


    Los hombres hacen un Estado o una Iglesia como arañas cruceras su tela. Si fueran perfectos, su obra sería menos formal, pero más fuerte (Emerson)


    No te apegues excesivamente a ninguna religión, de modo que dejes de creer en otras, porque Dios no está encerrado en ningún Credo (Ben Arabi)


    Nadie puede jactarse de haber llegado a la verdad si no ha sido tratado de hereje por mil personas de peso (Yunaid)
    Fíate del hombre verdaderamente religioso, aunque profese una religión distinta de la tuya (Ben Hazam de Córdoba)

    Practica(la fe) y creerás (Algazel)

    En cuanto al cáncer de Cristo es un libro muy menor, pero está bien para hacer pensar. También tiene citas bíblicas y de otras religiones (creo que Corán y Talmud). Habla un poco de libros protocanónicos y deuterocanónicos... en fin, libro menor y ligero, para mi gusto la historia muy cutre, mal acabada, mal redactada... pero que tiene algo. Como cuando vas al cine y después de ver una película sigues pensando en ella...

    Y, no lo he leído, pero La imitación de Cristo, de Tomás de Kempis, al menos por su título es llamativo (como dijo Goethe, más o menos, nadie leería un libro por su tipografía, por muy bonita que fuese... con el título...puede llevar a engaños).
  • Conde de AloneConde de Alone Pedro Abad s.XII
    editado abril 2015
    .

    "Todo lo que digáis de Dios es falso".

    E.

    Las religiones jamás han eliminado el sufrimiento del mundo. Al contrario, lo han incrementado con su ceguera, crueldad y violencia. Son hijas del pensamiento.
    Y son todas falsas.

    Saludos

    26-04
  • franadiosfranadios Anónimo s.XI
    editado abril 2015
    Miguel, creo (solo creo) que el título del libro era La paz es posible, de Enrique Miret Magdalena.
    Igual no ese...pero bueno. En cualquier caso ya te digo que no me pareció un libro espectacular.

    Conde de Alone...me parece interesante lo que dices. Aunque todo tiene siempre un lado bueno (otra cosa es que no lo sepamos ver).

    Dostoievsky (no sé si se escribe así) tras ser un ateo media vida, al final se convirtió.
    Dicen que ni Buda era budista, ni Crito cristiano ni Mahoma musulmán...yo no sé.

    Miguel, El cáncer de Cristo viene a ser una cosa así, intercambio de críticas a la Iglesia y a la religión, y defensas...tipo un partido de tenis.
    No es gran cosa tampoco. Y creo que mucho menos fundada que La paz es posible. Pero tal vez más filosófico.

    En cualquier caso, me quedo con Nietzsche y su Zaratustra.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com