¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

En esas noches en que usted me descubre

martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
editado julio 2016 en Narrativa
Buenas,

Os pongo una historieta de taskeros:
Tú sí, tú no.

Córner sur de la taska Mary Brown. Espera en la barra una adolescente con dos senos chiquitos pero hinchados con uno de esos sujetadores diseñados a tal efecto. Me pide una cerveza. Mientras se la tiro se levanta la camiseta y alza el sujetador. La taska está a petar, todos apretujados, penumbra de colores y música; observo que nadie se da cuenta del topless. Con un ojo en el tirador dejo que el otro se cuele en el canalillo. Ella ríe. Me desborda algo de espuma pero logro dejarle el vaso delante. Se recoloca la indumentaria. Da por sentado que puede marcharse: dos euros, le digo, y me quedo tan pancho. Seguidamente, paso por caja, pensando en el daño que está haciendo Belén Esteban a las mocitas de nuestro país; después me dirijo a la esquina norte de la taska, un poco triste por la idea de una cierta dictadura de la estupidez en que ha derivado la sociedad (situacionista) del espectáculo.

Una adolescente espera. Me mira fijamente, cuando le pregunto qué le pongo se le hinchan los mofletes y queda toda colorada. Balbucea como puede tras la vergüenza: una cerveza. Le aparto la mirada enganchándome al tirador, ella se relaja pero me tiene los ojos clavados. Noto como si me dieran mordisquitos. Cuando le dejo el vaso hago gesto para que guarde las monedas. Ella vuelve a ponerse colorada, se estira cuanto puede para alcanzarme la oreja y susurra: ¡eres guapísimo! Agarra el vaso y se va corriendo. Seguidamente o entonces, paso por caja, ahora yo ruborizado, y se me antoja de la memoria una prosa poética de María Zambrano que dice «El conocimiento poético se logra por un esfuerzo al que sale a mitad de camino una desconocida presencia, a mitad de camino porque el afán que busca esa presencia jamás se encontró en soledad, en esa soledad angustiada que tiene quien ambiciosamente se separó de la realidad. A ése difícilmente la realidad volverá a entregársele. Pero a quien prefirió la pobreza del entendimiento, a quien renunció a toda vanidad y no se ahincó soberbiamente en llegar a poseer por la fuerza lo que es inagotable, la realidad le sale al encuentro y su verdad no será nunca verdad conquista, verdad raptada, violada; no es alezeia, sino revelación graciosa y gratuita; razón poética». Me quedo en el centro de la taska.

Espera una joven con medio cuerpo sobresaliendo de la barra. Me da un poquito de charla. Mientras ella habla le entrometo un: ¿qué te pongo? Pide un gin-tonic gratis. Voy a por el vaso, hielo, limón y las botellas. Se lo sirvo mientras ella sigue atusándose el pelo o echándome brazos al cuello. Dice que si le pongo la copa gratis vendrá mañana y me invitará a una rayita de coca. Acabo. Le planto la mano extendida: cinco euros, le digo. Se enfada. Me envaro. Se resigna, me da el billete. Entonces o seguidamente, paso por caja, pensando en lo lastimoso de la infanta borbón declarando por el caso Noos unos ridículos no me acuerdo, y me dirijo a la esquina sur de la taska, un poco cabreado por la codicia de los poderosos, que de un lado no tienen bastante con poseer mucho sino que además se creen inmunes. Me da mucha rabia ser súbdito de semejante panda de ladrones. Pero no puedo hacer nada más que resignarme. O...

En la barra me espera un ángel hembra. Con el pelo cortito, fino, claro. Con mirada limpia, pura. Tiene el bolso ante ella. Me pide un mojito. Acarreo menta, azúcar de caña, ron, lima y ginger. Voy armándole la copa, me dice, ¿puedo pagarte con coca? Salta desde mi memoria ese verso que canta apócrifamente Paco Ibáñez: «Pues amarga la verdad quiero echarla de la boca...» El ángel se queda pasmada ante mi pasmamiento pero activa la situación sacando del bolso una fiambrera, la abre y aparece ante mis ojos una estupenda coca con trocitos de manzana y miel por encima. ¡Esa coca! Sonrío, ella hace ademán, ofreciéndome. Tomo un trocito, ¡está deliciosa! La he hecho yo, me dice. Gracias, le digo, haciendo gesto de aceptar el trato para que guarde la cartera. Quedo quieto apoyado en la barra, viéndola marchar, bailando la buena música que suena en directo, saltan desde mi memoria esos versos de Alejandra Pizarnik de «El deseo de la palabra»: «Ojalá pudiera vivir solamente en éxtasis, haciendo el cuerpo del poema con mi cuerpo, infundiéndole al poema mi soplo a medida que cada palabra haya sido sacrificada en las ceremonias del vivir».
«13

Comentarios

  • Romuald MartinRomuald Martin Pedro Abad s.XII
    editado febrero 2014
    martinsantome escribió : »
    dictadura de la estupidez en que ha derivado la sociedad (situacionista) del espectáculo. [/INDENT]

    Like it!
  • SuinaSuina Garcilaso de la Vega XVI
    editado febrero 2014
    Me gusta lo que he leído Martinsantome,un soplo de aire fresco. Tu estilo es coloquial, vertiginoso, directo...prometo hacerte un comentario y desguazar tu aportación desde que tenga un poquito más de tiempo.
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado febrero 2014
    Romuald Martin, like that you like!!!

    ¡Suina! Habiendo echado un ojito al foro, todo lo que comentàres y desguaces será, a parte de un honor, un puro regalo pedagógico.

    Con permiso;):
    resujetokate.gif



    MANIFIESTO perversionado (Manifiesto original)

    Soy un vientre terrenal, un mayestático, quien habita en la mente de los espontáneos y creadores.

    Pluma, corazón, sangre y tintero.

    Fui Galileo Galilei, demostré con un telescopio cuanto Copérnico postuló del modelo heliocéntrico, así es.

    Soy Gargantúa, constructor de la Abadía Thelema. Soy el "hacer" de las voluntades.

    Soy el albedo de la Edad de Plata de las letras españolas. Y la llama de la Rosa de foc. Y las tres heridas: la del amor, la de la muerte, la de la vida.

    Soy un poeta en Nueva York, cruzando un puente, y advierto que la vida no es sueño y grito, hasta tres veces: ¡alerta, alerta, alerta!

    Soy trapos manchados de sangre: una bandera negra y también la sábana blanca de un parto.

    No soy el Estado Mundial en el Mundo Feliz; ni la habitación 101 en 1984; ni el cuerpo de bomberos en Fahrenheit 451.

    Soy la negentropía en la consideración de que el republicanismo liberal aunque era la izquierda de su tiempo con la llegada del marxismo de masas se escoró a la derecha por la propia naturaleza. Soy el pacifismo, la noviolencia, la sensación de construcción valiente e ingeniosa en la impermanencia. Soy la cera derretida en las alas de Ícaro. Soy los rostros que se tapan el rostro para que se les vea, el pueblo que se levanta en armas para lograr la paz ante los tiranos.

    No soy el pueblo que está obligado a prevalecer, ni el pueblo elegido.

    Soy un íbero, un campesino que desconoce la existencia del imperio. Soy un mestizo un sexto heleno, un sexto dogón, 1/6 esquimal, 1/6 azteca, 1/6 maya y un sexto hindú.

    En el 94 fui Chiapas, en el 95 fui Madrid, en el 99 fui Seattle, en el 2000 fui Praga, en el 01 fui Génova, Barcelona, Porto Alegre, en el 03 fui el clamor por la paz en todo el mundo, en el 07 fui Rostock, en el 11 fui la Plaza Sol... ahogando las palabras de la élite financiera global.

    De abajo arriba de tu cuerpo soy una serpiente de energía con siete costillas: Muladhara, Svadishtana, Manipura, Anahata, Vishuda, Ajna, Sahasrara.

    Soy el hilo de Ariadna. Soy los cuatro enemigos del hombre de conocimiento: el miedo, la claridad, el poder y la vejez. Soy un loco a bordo de la Stultifera Navis. Soy un poeta maldito y un escritor de ruptura. Soy Sánchez Ferlosio cantándole a la paloma. Soy el punto en el que todo está en el mismo lugar al mismo tiempo. En la magia —y en la vida— sólo existo en el momento presente, el ahora.

    En este mundo de hoy: soy meditación. No soy suicidio global.

    Soy una voz de Antonio Porchia.

    Soy las manos manchadas de quien concibe su poesía pecando cuando regresa de tocar fondo. Soy quien descubre que no me pueden atar el alma por mucho que el carcelero no levante la aldaba y que debo, siempre, guardarme un centímetro cúbico de dignidad para que, yo pueblo, pueda gritar ¡libertad!

    Sé que para este mundo sencillo de hoy, cómodo y satisfecho con tan poco, soy demasiado exigente y hambriento. El mundo me rechaza: tengo para él una dimensión de más. No me pertenece nada más que la muerte, y la eternidad.
  • SuinaSuina Garcilaso de la Vega XVI
    editado febrero 2014
    Sonrio con el manifiesto perversionado.:)
  • SuinaSuina Garcilaso de la Vega XVI
    editado febrero 2014
    Tú sí, tú no.

    A mí me ha parecido un acierto tu aportación desde el título, en la que aleatoriamente ( o puede que no tanto), el protagonista narrador elige a quien o con quien, atender o entender.

    Parece que tuviera el barman una cámara laser en los ojos que apunte a los aspectos sobresalientes de su clientela, con un mucho de ironía ácida y un algo de comprensión…los sujetadores diseñados a tal efecto.... El escenario lo tratas, o me parece que lo tratas, como si fuera un campo de juego donde despliegas estrategias…la parte norte dela taska, o la parte sur, aquel rincón menos iluminado, la barra, los colores y la música como una cúpula envolvente( la puesta en escena. Un teatro donde los actores se mueven llevados por los ojos punteros del barman, como un Dios menor evacuando bendiciones por doquier: “A esta enteraílla le cobro los 2 euros”…a la adolescente no, a la de la coca también le cobro.

    A mi modo de ver hay frases que estorban,que minimizan el efecto general, vulgariza el texto ( la de Belén Esteban es innecesario, lo rebajas a categoría de marujeo).

    Me ocurre también que, cuando los pensamientos del escritor se entrometen en la trama, despistan y me saca de situación. Te pongo un ejemplo: (…un poco triste por la idea de una cierta dictadura de la estupidez en que ha derivado la sociedad (situacionista) del espectáculo). El caso Noos, También el pensamiento de María Zambrano (una de mis ídolas), parece más colado para lucimiento personal, que por el bien de la trama. Ocurre que, aunque esté de acuerdo plenamente contigo en l aafirmación, no me interesa el punto de vista del autor ( en ese contexto), porque lo que me interesa es la historia que cuentas, que nos haces ver, la de sus clientes, tan tremendamente visuales las radiografías de todas ellas (hay pocos retratos masculinos). Tus disgregaciones, aunque son muy buenas, no casan en el contexto general porque lo dice tu boca, la de Martínsantome, no la del barman.

    Quizás se salva la última cita literaria, “El deseo de la palabra” ( que no conocía), y que tan bien casa en el contexto de la chica

    Me gusta la sensación de los ojos clavados de la adolescente, que a él le parece como si le dieran mordisquitos…la manera de decir ¡eres guapísimo! Y salir corriendo, tan propia de una fans jovencísima.

    La descripción del ángel hembra magnífica.Se salva la última cita literaria ( aunque suelo huir como de la peste de las citas, me parece un pobre recurso literario), la cita, repito se salva, porque encaja genial en la sensación de la chica, de su espalda que se aleja, la sensación que deja su mediata presencia.

    Me gusta tu “pasmamiento” además de sacarme una sonrisa, me gusta la irreverencia ortógrafica y sacarle la lenguade vez en cuando a la “lengua”. En definitiva, me gusta como escribes, tus continuos guiños, tu agilidad para mover a los personajes...mucho de los muchos.
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado febrero 2014
    ¡Suina!

    ¡¡¡Gracias por las letras!!!
    Suina escribió : »
    Te pongo un ejemplo: (…un poco triste por la idea de una cierta dictadura de la estupidez en que ha derivado la sociedad (situacionista) del espectáculo).
    Ui, pues a Romuald sí le ha gustado... :-D
    Suina escribió : »
    Se salva la última cita literaria ( aunque suelo huir como de la peste de las citas, me parece un pobre recurso literario)
    No secundo nada esto. ¡Hay que citar! Hay sacarse el ego de la pluma y sumarse a un entramado literario colectivo. Hay que rescatar de los mares de literatura los párrafos bien dichos, con contenido, los perennes. Hay que escribir con el mundo y no para el mundo.
    Suina escribió : »
    me gusta la irreverencia ortógrafica y sacarle la lenguade vez en cuando a la “lengua”.
    Esto me no ha dejado intrigado...

    ¡Abrazos!
  • Romuald MartinRomuald Martin Pedro Abad s.XII
    editado febrero 2014
    Interesante la idea de Suina, pues yo lo entendí de una manera diferente concatenando las opiniones del barman (o el autor) cada vez que regresa a la caja después de cada encuentro y donde piensa y se entristece, recuerda, se cabrea (con la codicia) o memoriza...

    Yo creo que esto refleja el punto de vista del personaje ante cada situación y aventuro que quizás sin estos momenticos de reflexión la historia quedaría algo descriptiva, como una sucesión de eventos o flashes de varias situaciones en un mismo lugar.

    No sse si lo que digo os hace sentido pues no soy un experto en el tema (que es complejo porque al final como dicen en inglés beauty is in the eye of the beholder).

    Saludos a todos.
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado febrero 2014
    Romuald Martin escribió : »
    (...) is beauty is in the eye of the beholder

    ¡Saludos!
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado febrero 2014
    Buenas,

    Otro relato. Un poquito entre la crítica y el ensayo.

    Crítica del paradigma materialista helénico y ensayo posmoderno.

    Un pasito hacia adelante, dejando atrás lo meramente descriptivo y literal. ¿Te vienes de metáforas? :eek:
    ¿Conoces al Mestro Hora?

    Una fina línea separa ambos mundos. La bula Inter Gravissimas, por ejemplo, separa un tiempo, en sentido literal, de otro. Planaö, planētēs, vagabundo errante, yo vagabundeo: Gaia, superorganismo. Abstente, por favor, de continuar la lectura si duermes todos los días en la misma cama. O, si no lo haces y lees, toma en cuenta que quien escribe no se inscribe en tu paradiga sedentario. Somos muchos los que tenemos que pelear, a diario, para poder refugiar nuestro sueño. Te aseguro que se duerme diferente al raso que en vuestras torres de marfil. ¿Ignoras de qué hablo? Pues venga: de regreso a lo ecuménico: el Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, a cada cuarto del ciclo lunar: Domingo, lunes, martes, miércoles, jueves, viernes y sábado.

    Cuando se escribe con sangre cada letra merma futuro. Y cuesta, no es hablar en balde.

    Con el advenimiento de la teoría heliocéntrica de Copérnico la Tierra fue considerada un planeta (1543), y el Sol y la Luna dejaron de serlo. Con esto cito el "todo cambia" de J.N.; abstente de juzgar si comes todos los días. Somos muchos los que tenemos que ayunar, a diario, sin más remedio. Efectivamente, este escrito no es un drama donde el mayor dolor se supone por un desamor o una uña partida.

    Déjame recordarte una versión del cambio: Mercurio fue el dios romano del comercio; Venus fue la diosa romana del amor y de la belleza; Marte el dios de la guerra; Júpiter el dios supremo del panteón romano; Saturno fue el dios romano de la agricultura; Urano fue el dios griego del cielo; Neptuno el dios romano de los mares. Entonces, seguido, el cambio: Mercurio son el F.M.I., O.M.C., N.A.F.T.A., B.M.; Venus es HOLLYWOOD; Marte es O.T.A.N, O.N.U.; Júpiter es Bilderberg; Saturno es Monsanto; Urano es G8; Neptuno es O.X.Y. ¿No me entiendes, verdad? ¡Qué putada como achata la dictadura de la estupidez!

    "La complejidad", me achacas, te llena la boca, despectivamente, tú eres más materialista, más simple.

    Te lo simplifico, con otra vuelta de tuerca: dos mujeres y una primate: Pandora, Eva y Lucy. ¿Comprendes? Europe changes bad. La versión masculina: dos semidioses y un humano: Prometeo, Jesucristo y Platón.

    La Pandora del mito griego y la Eva de la religión cristiana, entiendo, son el mismo arquetipo. Ubicadas en un período de ruptura, de los inmortales a los mortales y del paraíso eterno a la penitencia terrenal. La fuerza primera -y trascendente: vale decir, situada fuera de la dimensión humanista-, conformando la tierra cuando está barro, crea la primera mujer. Ambas encarnan, en esas dos visiones (la mitológica y la religiosa) a la oscuridad y al polo negativo: Pandora acarrea un ánfora o una jarra o una caja repleta de males; Eva una manzana envenenada de un árbol que simboliza el cuerpo, el pecado. La primera humana filogenética, o sea, la última de las monas, una australopithecus afarensis de entre 3.5 y 2.8 millones de años cuyo cadáver se desenterró en 1974, fue bautizada como Lucy.

    Entonces, seguido, la versión masculina, todavía más sintéticamente, respecto a los hombres: Prometeo en el mito griego y Jesucristo en la religión cristiana, ambos no humanos, o, al menos, no únicamente humanos, apuntan al mismo arquetipo: la luz, el polo positivo. Uno trae el fuego a la humanidad, el otro la luz divina.

    Por el desafío de Prometeo a Zeus aparece Pandora. Y por el pecado que insta a cometer Eva, aparece Jesucristo. Antes de que Aristóteles construyese su sistema de pensamiento y de categorización de la sustancia y con él las bases de nuestro modelo racional, su maestro: Platón o, más concretamente, su paradigma, aún liminar, representa un impasse de solidificación. Un movimiento ambivalente: de ascenso tanto como de descenso -por mucho que recientemente se haya difundido una visión meramente ascendente del pensamiento platónico.

    momoweb.jpg
    Captura-de-pantalla-2014-02-11-a-las-00.21.47.png
  • Romuald MartinRomuald Martin Pedro Abad s.XII
    editado febrero 2014
    Menuda metáfora! Todo un viaje en tiempos, espacios y correlaciones... Imagino siempre has disfrutado de la obra de Umberto Eco.

    A veces me gusta también escribir cosas así, aunque no me quedan tan buenas como las tuyas (por ejemplo: Círculo).

    Saludos!
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado abril 2014
    reloj-arena.gif


    12 02 2011

    La Cruz Erisiana:
    “Luz en mi Cabeza,
    Fuego en mis Genitales,
    Fuerza a mi Derecha,
    Risa a mi Izquierda,
    Amor en mi Corazón”
    ,
    una micronovela.

    (Prólogo)
    • Se narra a continuación, a muy grandes rasgos, el periplo, destino Ítaca, de un nadie natural del noreste peninsular. Un camino que, a la postre, sépase de antemano, deriva en un escepticismo a raja tabla y un eclecticismo a macha martillo. Ni hay verdad, ni nada de lo mundano me es ajeno; ni yo, ni ninguno de mis congéneres somos la medida de nada; ni el mesocosmos antropológico que conformamos supone significancia alguna en contraste con el microsmos autopoiético y el macrocosmos de quásares...
    (Capítulo 1: Encrapularse)
    • Alborando la adolescencia, cabe señalar a modo de iniciación, me entretuve tejiendo un florilegio con las mandangas de los pocos referentes de la tradición perenne que todavía sobreviven a la debacle postmoderna. La lectura y la audición de charlas como método, la reflexión como praxis. Si la modernidad consistió en la construcción y vanaglorio de un constructo psíquico individual egoico capaz de plantarle cara, en términos hipostáticos, al gran Dios del monoteísmo, la posmodernidad consiste en (a bote pronto y a priori porque le falta mucho para mostrarse en conjunto) el regreso del ente a la nada. La posmodernidad se traga a la modernidad como el devenir traga experiencias diarias, habiéndonos despojados de dos grandes fastigios en lo que a la evolución de la conciencia humana se refiere: la teosfera y la noosfera. En cualquier caso, leyendo hilvanando orando cabilando, cubrí mi juventud pispaja con ese manto y fui paciente y humilde en el trabajo.
    (Capítulo 2: Crisálida)
    • Zonceaba burlándome de los libelos de petimetres y ñiquiñaques que cursaban su juventud compitiendo en la carrera hacia la cúspide del sistema; pasé de largo del vestíbulo donde un paria puede tratar de colarse en el ascensor social. Pie en tierra, contemplé cómo se alejaba el carro del progreso dejando tras de sí un sirimiri de prisas, superficialidad, materialismo, programaciones y simonías. Ya puede, entonces, despojarme del manto descrito en el párrafo anterior. Solo, parado en medio de una vida cuyas perspectivas se efundían de una nesciencia paupérrima, miré al cielo, miré al suelo, entorné los ojos, esbocé una sonrisa y dirigí la atención a mi interior, donde, a parte de un run rún de vísceras y humores, encontré el latido de un corazón.
    (Capítulo 3: Última juventud)
    • Algunos antiguos compañeros de la pubertad, tomando consciencia de mi desaparición, alzaron un túmulo en mi memoria. Lo supe por terceros. Unos terceros que apenas si penetraban mi compañía. Solo, siendo yo en mis soledades, atento a cuanto mi sangre murmuraba, asistiendo a diario, puntual y disciplinadamente, a las lecciones de vida que me impartía mi super-ego en un bastión edificado en la cornisa más lejana de mi última soledad. Hermético, me dejé transmutar por mis propios miasmas y todo yo quedé primero bruno y luego huero. Socialmente, ya expliqué, aconteció un silencio y quedé desaparecido bajo ese catafalco que honraban en mi nombre.
    (Capítulo 4: Un joven mago)
    • Escuché la música en la que danzó Eurínome. También sonaron para mí las notas del arpa de Orfeo. Pude escuchar el canto de las hipocrénides. Resonaron dentro mí las vibraciones numéricamente perfectas de las esferas celestiales. Solamente en los intestinos, en el estómago, el esófago y la lengua me acordaba yo de un mundo planetario. Mi sexo, mi mente eran una misma cosa, o caso, de energía, de luz, de neuma. Sin tiempo propio, elaboré entonces mi primer sortilegio. Puedo decir que fue entonces cuando acontecí mago. Armé un conjuro para gobernar mi pasado, mi presente y mi futuro conjugándolos a modo de trébede; y ardí cuando una chispa de esperanza estalló en mi corazón provocando una rápida deflagración del grisú acumulado exponiendo a mi entendimiento la revelación de unas fuerzas telúricas imbrincadas con la danza perenne que yira penetrando de vida la eternidad latente del universo.
    (Capítulo 5: Magia)
    • El aprendizaje pronto se transforma en sabiduría. La sabiduría proporciona poder. Un poder limitado con el que no se debe tontear para evitar que se vuelva en contra. Traslúcido como el diamante, recogí de mi corazón dos semillas y sembré bajo mi pie derecho un atlante y bajo el izquierdo una cariátide. Abrí un caz desde mis ojos y les lloraba con fruición. Y cuando germinaron los alumbraba y calentaba con la luz de mi sentimiento. Permanecí oculto hasta que entroncaron y me alzaron como dos jambas. Ahora ya nacía, ahora, parte de mí brotaría de la zona templada. Entonces yo ya iba a ser otro. No un joven, sino un hombre. Me deshice de la pena adolescente y la estaticidad juvenil y salí en busca de mis periecos y mis periscios. Un camino que siempre he deseado fuera largo, largo...
    (Capítulo 6: Eterno retorno)
    • Allí dónde mi silencio ha dejado espacio vacío, de retorno a la tierra que me vio nacer, he vuelto a toparme con aquellos que ahora son prisioneros de una conciencia momia, prefabricada en serie, fundamentada en un pensamiento único compuesto por un haz de valores dominantes y una miríada de creencias fijas. Sabiéndoles enajenados y pigres en todo lo relativo a la voluntad y copados en la servidumbre de la condición lograda en sus respectivas carreras, comprendo sus acciones y no les supongo responsables de sus actos; reconociendo su alienación puedo predecir sus resortes, esquivar sus costumbres, y defenderme de su sevicio miedo. Admito que estos lances ya me resultan irrisorios. Hoy por hoy me he convertido en una estantigua y ya nada más espero de ellos ni les considero de mi misma laya. Y viceversa.
    (Capítulo 7: Ultreya)
    • Me he visto en vuelto en campos de magnetismo animal, atraído y repelido por energías sutiles, he animado mis sosias con energía Vril, he visto el fondo de una madriguera iluminándome con luz astral, he sido médium dibujando ectoplasmas, he sacado cubos de prana asomándome al brocal de mi consciencia, he soplado sibilinas melodías usando mi eje vital como flauta tapando o descubriendo mis chakras para hacer bailar mi Kundalini, he estallado mi conciencia escupiendo energía orgónica como si fuera un volcán en erupción, practiqué psicoanálisis hasta descubrir la luz atravesando el cristal de los arquetipos diseminándose, como un azucarillo en el oceáno, en el mar del inconsciente...
    (Addenda)
    • Pero, ¿esto era la vida? —le diré a la muerte— ¡Pues que vuelva a empezar!


    sem1306.png

    P.d.: Se acepta patrocinio para sustraerle el prefijo micro a la micronovela. También se acepta matrocinio y queercinio. Razón: @ BTC 1DNxbBeExzv7JvXgL6Up5BSUvuY4gE8q4A
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado abril 2014
    (Capítulo 1: Encrapularse)
    microsmos
    por
    microcosmos
    habiéndonos despojados de
    por
    habiéndonos despojado de
    (Capítulo 2: Crisálida)
    Ya puede, entonces, despojarme...
    por
    Ya pude, entonces, despojarme...
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado abril 2014
    un microensayo sobre la sabiduría;
    tutor: don Juan de Mairena, profesor apócrifo.

    (Exordio)

    Con voluntad de animar a la lectura de un texto que versa la lingüística en el contexto de la lucha de clases, parece que la religión y la mística ofrecen vientos en el espacio para echar a volar un vuelo semiótico. Un vuelo que, salva, puede cartografiarse y además planificarse para que incluya, aquende puntos de no retorno (provocados por volar más allá del límite que el combustible impone); y aquende los Finisterres; incluya un aterrizaje, sano y salvo.

    (Prólogo, de don J.M.)

    No me cabe en la cabeza en qué hora, de qué modo alguien pudo haber parido semejante ensayo. No me cabe, de verdad te digo lector, no me cabe. Y, sin embargo, tras estas líneas se extiende...

    (Introducción: Vuelo semiótico)

    Del lado de la religión imperante, la Santa Trinidad de la lingüística, ejecutando un paralelo, se establece acorde la siguiente terna: Padre/significado, Hijo/significante, Espíritu/referente.

    De lado de la mística, Natura, naturens, para el Tao el 3 es origen de todas las cosas o casos, el resto.

    En el tres, arácnida, se teje esa red de Indra, esa Maya, esa red Crística, esas faldas de Eurínome. Y me sugiere, ¿no es verdad?, un manto lingüístico, un entramado idiomático. Una unidad invisible pero presente, trina. Ahí, en ella, en la red, el ente puede, si se alfabetiza, puede aparecer autor en lo perenne de tres polos como vórtices para tensar unos hilos volátiles, trazos o estelas. La palabra, ya verbo, ya nombre, ya mundana parole, parole goza de esa anfibología mistérica que mezcla verdad y, al mismo tiempo, ausencia total de verosimilitud.

    (Bloque 1: Semántica, estadios trascendidos)

    La semántica es al lenguaje lo que el superego es a la persona. Creo. Un fastigio meta fusión, reunión, recogimiento de todos los estadios desde la base hasta la cúspide. Denominadas emergentes, las propiedades de esta laya generan expansión trascendente, en cuanto una propiedad emergente adviene derivada de un conjunto y no de sus partes. En este contexto destacan los superorganismos, verbigracia: el planeta en el que existimos, fruto florecido a partir de la connivencia de una miríada de eventos emergentes engendrados en montones de organismos.

    (Apéndice al Bloque 1: Subjetivación semántica)

    No sería raro que un escritor tratase de organismos a los textos que engendra. Que quisiese considerar su novela un superorganismo. La cuestión de un tiempo largo, medido con botas de gigante, una manera de medir el tiempo en que las propiedades emergentes flotando sobre la literatura pudieran vivirse en un ritmo muy lento. Imaginemos un reloj donde el segundero lo performa una pradera y cada primavera brotaran flores de colores; donde el minutero fuera una secuoya; donde la aguja de la hora fuese una pirámide...

    (Bloque 2: Semántica, un sabor)

    Es la etimología a la semántica lo que los palos son al flamenco, a saber, un árbol de unidades mínimas de significado estructurando un lenguaje originario, donde los significantes, a modo de grafías o arquetipos, florecen estacionalmente y localmente en cada una de las manifestaciones concretas de estos árboles en las distinas comunidades humanas a través de los tiempos. En base al grado de su conciencia, esto es, en base al paradigma que les conecta con la realidad, cada comunidad genera los significados que se unen a esos significantes, con un objeto que puede que sea: tomar con la palabra los referentes que aparenta el mundo.

    (Conclusiones)

    Así, indistintamente de la carga semántica con que la época actual cargue un significante, uno siempre puede acceder a sus cargas etimológicas; una actitud, dicho sea de paso, radical que goza de muy poco agrado entre quienes desean una Academia de la Lengua templada, moderada, conservadora. Muy útil, en particular, en épocas y zonas dominadas por pensamiento único y valores dominantes. Por ejemplo, sabio, sabiduría, saber, etimológicamente, cargan una cierta potencia de la conciencia, cargan una cierta capacidad humana, cargan un verbo homólogo que sea que es: Un saber que tanto admite una mirada egocéntrica en la generación de un significado tal que un ente toma y posee el conocimiento sobre algo caso o cosa; y que, también, consustancialmente, admite una mirada ecocéntrica en la generación de un significado tal que algo caso o casa posee una cualidad que puede conocerse por un ente.

    (Apostilla)

    Ya sea hacia la visión egocéntrica o hacia la visión ecocéntrica, en discernir o efundir, el saber ofrece lingüísticamente campos de texturas, espectros de materia que pueden ser saboreados o pueden ser ignorados. En apreciar la gama de matices consiste el saber; en pasarlas por alto consiste la ignorancia. Tomar una cosa o caso o un algo y aislarlo en el paladar, degustarlo sin interferencias exteriores, es saber algo, cosa o caso, saborearlo.

    (Actualización posterior)

    Entonces, recuerda, recuerda: la tierra siempre presente en el primero de los tiempos de la terna, ún dos tres... y, cómo no: ¡alerta, alerta, alerta! que declama en N.Y. el poeta en un puente.

    Recuerda que yo vivía para la música. Y me alimentaba con ella.

    Primero Manhattan. Después Berlín.

    Que no te asuste que pueda vencer. Me quisiste como a un perdedor.

    Día del padre... tres heridas: amor, muerte y vida.

    ¡Salud y sabor!

    Ya te dije... ¡ai! ya te dije...
  • Nae SirudNae Sirud Juan Boscán s.XVI
    editado abril 2014
    Original manera de expresar, te felicito. He disfrutado sobre todo con el texto del barman, muy logrado.
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado abril 2014
    ... Nae Sirud. Ganitas tengo de leer "Sandalias de bronce" :-O...
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado mayo 2014
    Se dice, en lo universal, que el monismo primario trasciende el devenir del tiempo cuando un proceso reflexivo autoengrendrado emerge y le dobla la realidad, y poco a poco se la fractaliza disolviéndosela en una miríada de fragmentos autocontenidos.

    ¿Estás de acuerdo?

    La mónera se expande y procrea hacia la resolución del conflicto entre el viejo mundo mónada y el nuevo mundo que incluye la copia, la réplica, la reflexión del anterior. Su mapa fractal.

    En lo multiversal, se analiza el surgimiento de un tercer elemento externo que solidificándose en los tejidos heridos y en las brechas borra un espacio entre los reinos. No limpiéis la sangre.
    dontclean.jpg

    Lo que antes eran bloques monistas separados (Iglesia, Sociedad y Mercado) ahora son una misma sustancia, en un ciclo evolutivo, en el surgimiento de una nueva soberanía que si autoreflexiona trascenderá su aislamiento, engendrará reflexión...

    Que se sepa, más allá del cuatro no podemos poner pie con una consciencia de tipo homo sapiens que cuenta con solament 30.000 años de evolución. Pero el uno, el dos y el tres, para los mamíferos bípedos noosféricos están chupaos y campamos a nuestras anchas en su ejecución.

    1 Xia pian
    2 Shang pian

    A gran escala, en otra división, en la punta de lanza de la actualidad, en la burbuja de la tecnología, allí donde se está engendrando el cybor, mitad animal mitad robot, biotecnologías genéticas, prosiguen las dinámicas que emergieron con la II Guerra Mundial, en el establecimiento de un sistema reticular de abastecimiento eléctrico suficiente y estable para que la industria, generación a generación, engendrara esas cotas de perfección, de alta tecnología capaces de leer la hora cronológica de cualquier célula, y determinar que las células embrionarias, las madre, son células cuyo indicador cronológico todavía no se ha puesto en marcha, su proceso Gaussiano de crecimiento y decadencia aún no comenzó; y que, por citar, la masa de los átomos, si los átomos son lo más pequeño que podemos pesar, se baña, flota e interacciona, Electrones, Protones y Neutrones (como iglesia, sociedad y mercado) cada uno por separado, en un campo de bosones del mismo modo como los peces nadan en un mar de agua y nosotros en un cielo de aire.

    Mientras arriba encuentran los manuales de instrucciones que dios nos dejara escritos en las hélices del A.D.N. para que bien podamos remedar, copiar, reflexionar su obra, aquí pican teclas «people low-tech».
    botella1.jpg
    Un litro de luz: una botella de plástico con agua y lejía para iluminar la vida de los más pobres

    ... siga la bohemia, toda la bohemia, la privativa, la pública, la de autor, la anónima, la panecástica, la popular, la púdica y la impúdica.

    Siga el arte nuestro paso, líneas paralelas, espiralosas y paralelas a nuestras sendas, nuestro pasar, explicando aquello que nuestras vidas por ser únicas, concretas, determinadas, caducas no pueden expresar. Otro relato más... la literatura, desde la tinta china, siempre ha tenido eso, hace perenne un pasar...
  • Nae SirudNae Sirud Juan Boscán s.XVI
    editado mayo 2014
    Al hilo de lo que expones, la geometría, metáfora visible del mundo simbólico, parte del principio primordial de la unidad que genera la duplicidad, y con ella la naturaleza, ya que el dos nace del uno y naturaleza significa "lo nacido".

    Si únicamente un punto existiera en el espacio infinito no sería apropiado afirmar siquiera que ese punto existe, pues "existir" significa sostenerse ahí..., mantenerse sobre algo. Pero si son dos los puntos, y no cometen el absurdo de coincidir, establecen una diferencia, son diferentes, llevan a lugares que no son el mismo lugar, aunque sean de la misma naturaleza.

    Si son tres los puntos, abandonamos la esfera de lo primigenio y nos adentramos en lo accidental, en la variación, en la casuística. Lo que nace en este caso es la diferencia de distancias, y por tanto toda geometría, toda dimensión, ya algo puede ser más, menos o igual que otro, ya hay comparación, ya puede haber medida, relación y por lo tanto lenguaje.

    El cuadrado es la materialización de la idea de unidad física. Todo número multiplicado por sí mismo genera un cuadrado. Contiene en sus cuatro lados o ángulos las cuatro direcciones cardinales que nos permiten dominar el espacio. Su diagonal lo divide en dos mitades, y es la raíz de un nuevo cuadrado que duplica al primero. La mitad genera el duplo, y es por tanto a su vez unidad.

    El dos no son dos unos que se juntan, sinó la propia unidad que se duplica como una célula. Esa es la manera de perdurar, como decía una inscripción del libro de Toth egipcio:
    Yo soy el uno que se transforma en dos
    Yo soy el dos que se transforma en cuatro
    Yo soy el cuatro que se transforma en ocho
    Mas finalmente, yo soy el uno
    ☜(*▽*)☞


    Buff... ¿Qué es lo que engrasa las neuronas a estas horas?
    Ah, ya: el licor-café.
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado mayo 2014
    Nae Sirud,

    Estos, días, entonces, me sumergiré en los dos primeros capítulos de las sandalias de bronce... siendo hombre, creo que padeceré bastante el fuerte hedor a misandria y androfobia que rezuman...
    Nae Sirud escribió : »
    ☜(*▽*)☞
    ☜(*100px-Desarrollo.png*)☞







  • Nae SirudNae Sirud Juan Boscán s.XVI
    editado mayo 2014
    -(\(\
    ( =':') ➳♥
    (..(")(")
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado mayo 2014
    Nae Sirud escribió : »
    -
    (\(\
    ( =':') ➳♥
    (..(")(")

    (GYnaikos= mujer y ANdros= hombre, enlazados por una L) gylania
  • Nae SirudNae Sirud Juan Boscán s.XVI
    editado mayo 2014
    martinsantome escribió : »
    (GYnaikos= mujer y ANdros= hombre, enlazados por una L) gylania

    Ah, conoces a Riane Eisler. Espera, te sumo un punto en el ranking ;)

    Mi hermana tenía su libro "Sexo, mitos y política del cuerpo" y lo leí más de una vez. Seguro que le debo una parte del punto de vista (o ideología, no sé) en que se basa el escenario de mis historias. Aunque ella siempre compara el modelo del dominio y el de la solidariedad o participativo, no recuerdo. El caso es que el primero siempre es masculino. Sus características nunca se han dado -que se sepa- bajo el poder de las mujeres.

    Lo mío es más simple, yo le preguntaría a quien lo haya leído (a ver si lo publico de una vez) si le ha causado extrañeza la manera en que las mujeres ejercen el poder sobre los hombres, y si se la hubiera causado leer exactamente la misma narración pero invirtiendo el género.

    Ah, te hablo de R. Eisler porque creo que fue ella quien inventó lo de "Gylania", pero le quedó la cabeza descansada, como se dice en mi tierra. Vaya palabro, seguro que había otras etimoloxías para unir los géneros femenino y masculino en el mismo término. Bueno, menos mal que puso gy antes y an después, porque si no, le hubieran salido anginas. :rolleyes:
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado mayo 2014
    [FONT=Times New Roman, serif]Otra noche para que me descubras... vuelvo a cargar de lastre el globo para que descienda tras los últimos relatos un poco subidos de meta. Probando escritura materalista, llana, terrena, clara. Dice así:[/FONT][FONT=Times New Roman, serif]

    A continuación, con ánimo de ilustrar, me propongo compartir contigo una receta de cocina fácil que ayer, domingo, puse en práctica. El plato es sano, saludable, barato y ecológico. Eso sí, su preparación consume casi media jornada, ¡pero vale la pena! Vamos allá:
    [/FONT]
    • [FONT=Times New Roman, serif]Plato: Tortilla de espárragos.
      [/FONT]
    • [FONT=Times New Roman, serif]Dificultad: Facilísimo.
      [/FONT]
    • [FONT=Times New Roman, serif]Tiempo de preparación: Medio día.
      [/FONT]
    • [FONT=Times New Roman, serif]Precio: Menos de dos euros. (Algo más si se completa el plato con todas las sugerencias opcionales indicadas).
      [/FONT]
    • [FONT=Times New Roman, serif]Material: Guantes, navaja, hilillos. Bota de vino. Una abuela que posea olivares. Una vecina que conserve siete u ocho gallinas y un panadero que todavía haga la masa artesanalmente. Recipiente y tenedor para batir el huevo. Sartén y fogón para la tortilla. Servilleta para retirarse la babilla al probarla…
      [/FONT]
    • [FONT=Times New Roman, serif]Ingredientes: Espárragos, huevos, una pizca de aceite de oliva de la abuela (primera prensada en frío, mediante procedimientos meramente mecánicos) y otra de sal.
      [/FONT]
    • [FONT=Times New Roman, serif]Recomendación: Servirla con pan de hogaza o bollo de pueblo.
      [/FONT]
    • [FONT=Times New Roman, serif]Preparación: [/FONT]
    [FONT=Times New Roman, serif]Levantarse a la del alba. Desayunar higos o zumo de naranjas de higuera o de naranjo de patio sevillano, medio mollete con zurrapa colorá y medio con aceite y miel. Cafecito con leche. [/FONT][FONT=Times New Roman, serif][FONT=Times New Roman, serif]Enfundarse botas, ropas viejas, gorra y bastón. [/FONT]Tomar la vereda de cabras y dejar el pueblo atrás. Pasear hasta alcanzar la Cañá.[/FONT][FONT=Times New Roman, serif]

    En principio, para esas, el Sol ya ha despuntado. Disfrutar de su cálido abrazo y respirar hondamente, mejor abdominalmente en ocho tiempos, mientras se andan los trigales, los barbechos, los olivares… buscando las esparragueras entre las palmas y la maleza.
    [/FONT][FONT=Times New Roman, serif]

    [/FONT]
    [FONT=Times New Roman, serif]1esparrago_amarguero.jpg[/FONT]
    [FONT=Times New Roman, serif]
    Localizada una esparraguera, apartarla con el bastón o con el pie y reseguirle el troncón hasta encontrarle el arraigo a tierra. ¡Ahí tiene que estar el espárrago! Cortarlo con la navaja extremando el cuidado para no despuntarlo. Si el espárrago es muy gordo puede ser un triguero ¡ideal para freír con sal gorda! Si es muy pequeño se trata de una punta, o se la deja crecer o al bolsillo para no perderla
    [/FONT][FONT=Times New Roman, serif].

    Propinarse, opcionalmente, un trago de vino. También es opcional sacar algún chupón de palmito o, plantado en un cerrito del llano, contemplar el horizonte, rotando sobre uno mismo.
    [/FONT][FONT=Times New Roman, serif]

    Repetir el proceso arriba descrito hasta que el manojo sea considerable. Atarlo por la base con un hilillo. Si el Sol ya ha alcanzado el cenit de la bóveda celestial, o le falta poco, encaminarse de vuelta al pueblo. Preferiblemente, silbando o tarareando… o mordisqueando algún esparraguito (ojo que amargan)
    [/FONT][FONT=Times New Roman, serif].

    Pararse, un cuartito de hora, en la peña bética (también, aunque raro, vale la sevillista; cuestión de clase social.) y echarse al coleto un par de cañitas frescas. Jincarse la tapa de arroz con liebre y el cachico pan que te ofrecen con la primera cerveza. Lamentarse de lo mal que le va al Betis y darle un par de vivas manque pierda.
    [/FONT][FONT=Times New Roman, serif][FONT=Times New Roman, serif]Mucha resignación. [/FONT]Festejar la copa europea si se escogió la sevillista. Mucha euforia.[/FONT][FONT=Times New Roman, serif]

    Llegarse encá la vecina que conserva las gallinas y comprarle una docenita de huevos. Ya en la casa, darse un buen viaje de agua del porrón. Trocear los espárragos desde el fastigio a la base desechando lo duro y darles un refreído en la sartén. Lavar bien los huevos para quitarle la tierra y las plumillas, batirlos y… ¡hacerse la tortilla! ¡Buen provecho!
    [/FONT]
    • [FONT=Times New Roman, serif]Observaciones: No orinar en público durante uno o dos días…[/FONT]
  • Nae SirudNae Sirud Juan Boscán s.XVI
    editado mayo 2014
    Fenómeno. Eso es cocina natural, y lo demás son cuentos.

    Si un día haces un libro de cocina te juro que lo compro. :)
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado mayo 2014
    Nae Sirud escribió : »
    Si un día haces un libro...

    Yo estaba a la orilla del río, orando, cuando vi llegar a una reina y su séquito de 30 personas. Por la indumentaria reconocí que venían de Benar-Zala. Oculto como un espíritu les contemplé pernoctar.

    Al día siguiente, yo aún inmóvil, vi pasar siete jinetes. Supuse que también procedían de Benar-Zala y que se les unirían para entrar juntos en la ciudad de Har-Zala.

    Es todo lo que puedo contar, por ahora.

    Sigo caminando, con mis sandalias de bronce...
  • Nae SirudNae Sirud Juan Boscán s.XVI
    editado mayo 2014
    martinsantome escribió : »
    Sigo caminando, con mis sandalias de bronce...

    JAJAJAJA.

    Las sandalias de bronce las llevaban los caballos. ;)

    Bueno, se sabe más adelante, aunque el tema se adelanta en el capítulo IV. Tú ten cuidado de no acechar demasiado cerca, que estas tías se las traen.
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado mayo 2014
    Nae Sirud escribió : »
    JAJAJAJA.
    Las sandalias de bronce las llevaban los caballos. ;)Bueno, se sabe más adelante, aunque el tema se adelanta en el capítulo IV.

    Parece que te es más fácil considerar que el otro se encuentra en un error antes que tratar de ampliar tu propia percepción... :(-(

    Menos mal que aquél día, al lado del río, una vez se hubieron marchado todos, me hice un selfie, por la tarde, cuando salí a cazar.
    centauro.jpg
    La etapa del centauro es un estadio en el que tiene lugar una integración entre la mente y el cuerpo; donde se configura un yo relativamente autónomo, un yo que ha superado el aislamiento, el atomismo y el egocentrismo.

    El yo-observador está comenzando a trascender la mente y el cuerpo; puede ser consciente de ambos como objetos de conciencia, como experiencias. No es que la mente contemple el mundo sino que el yo observador contempla al mismo tiempo, la mente y el mundo.
    centaur-in-cycle.jpg
    Nae Sirud escribió : »
    Tú ten cuidado de no acechar demasiado cerca, que estas tías se las traen.

    ¡Vaya bandera que tiene el feminismo en ti! :confused:
    http://www.forodeliteratura.com/showthread.php/28335-Hojarasca?p=230991#post230991
  • Nae SirudNae Sirud Juan Boscán s.XVI
    editado mayo 2014
    :confused:
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado junio 2014
    Desde hace unos años, cuando me vengo abajo, cuando me demoro en simas borrascosas, cuando me lío con la catábasis, me da por parafrasear:
    El muchacho abrió los portones del chiringuito, sacó a la terraza sillas y mesas; acarreando unos leños prendió la cocina. Oteaba continuamente el horizonte, suspiraba inquieto.

    En pocos minutos arribó, al fin, tras una larga empresa de dos jornadas, la barquilla a la playa. El viejo pescador —el de Hemingway— se apeó, varando pesadamente. Dirigió una mirada apesadumbrada a la raspa del gran pez, colgando en un lateral exterior. ¡Únicamente espinas... espinas! —sollozaba. El muchacho advirtió la llegada y saltando la baranda del paseo marítimo corrió por la arena a su encuentro.
    elviejo-y-el-mar.jpg

    Le ayudó a cargar los aperos, juntos, regresaron al chiringuito. En la barra, el muchacho sirvió un vino caliente, se lo llevó a la terraza. Sentándose junto a él, quedó pensativo, sorprendido por la leve sonrisa tintineando tenue en medio del semblante derrotado, apagado. Le ardía en el interior de los ojos una llamita, le brillaban chisporroteando.

    El muchacho lo apreciaba con desmesura, le pareció que se le arrancaba un jirón del alma cuando comprendió que para el viejo pescador transcurría el alba de la última mañana... probablemente, ya no saldría nunca más...

    … la mar, calma, se mecía juguetona en el crepúsculo matinal, lentamente llegaban los marineros poblando la playa, preparando sus redes, las barcas...
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado septiembre 2014
    ¡Sshhhhhhhhhhhhh! Y, entonces, otra vez, la llamada, voz interior parlanchina, tras el silencio habla, luz tras las tinieblas, quejido implorando abrir un procesador de textos. ¡Calendario, calendario! chilla la voz.

    Explica Neorrabioso en la entrevista 1 que ha colgado Nosce 2 que el vómito de texto obedece a la forma más inocua a su alcance para devolver al mundo la acritú. Una muy mucha acritú. Hedonista y epicúreo, además, yo acolaría una intención o voluntad de estilo, de placer y de belleza. Escribir, hebdomadario, por necesidad. Necesidad de cotidiano. De tregua en la semana para la misa con el logos: verdad, sistema y palabra. Ora ¡hic et nunc!, ora ¡ex nihilo!, ora ¡illud tempus!

    Ete aquí la columna semanal, una temporada más. Si bien, nótese en la firma: es Aleph el Escudero 3 quien aquí posee autoría; en lugar de Gallardonegro el Caballero 4 quien hasta la fecha performaba la presente con la pequeña hueste de su corte 5 .

    Pasar el testigo hacia atrás, que sea, como ejemplo lírico, el relevo al escudero un pasar el testigo hacia abajo, camino hacia la sima, caminar descenso, recorrido de retorno. No ya ¡ultreya! mas ¿infreya?

    Ya no un progreso sino un viento o inercia o sentido regresivo animando estas letras. ¿Puede el calendario recuperar hojas en lugar de seguir perdiéndolas? Respuesta: no, no puede.

    ¿Quedamos entendidos de la necesidad del fin del mundo para que el calendario pueda recuperar hojas?

    Territorio de silencio e incertidumbre supone para nosotros lo allende la fecha exacta del fin del mundo. ¡No doubt!

    Empero, el insigne -obligada mención en este exordio a b - a martillazos desvela lo que es así, ¡E cosí!

    Rompiendo el cristal del prisma por el que los mass media pretenden que veamos el espectáculo. ¡A martillazos!

    Vivimos, queridos amiguitos, el fin del mundo.

    Si nosotros somos el contexto o si nosotros somos actores agentes del contexto es una dicotomía clásica del mundillo académico en el valle de la psicología a la cual este escudero que te habla se ha aficionado. Y se abordará en el curso de la columna. Pero, para ahora: sea el fin del mundo un contexto donde se inscribirá cuanto aquí se resista cada semana, no se me ocurre explicarlo de otro modo, se tratará de agregar a mi matriz de pensamiento los memes y femes necesarios aumentando su neguentropía en el objetivo de que despliegue en mi entendimiento la comprensión de que el mundo moderno ha agotado hasta la saciedad su presencia en el mundo. Valga esto por renacer en un mundo destruído otro, valga esto por abrirse paso a través de la cascada, valga esto por sacar la cabeza del cascarón, por deshacerse de la seda de la crisálida, valga por desembarazarse de la placenta, valga por un ... valga por un nombre. Y valga por la eternidad porque valga por un alma.

    Homo universalis... muy en la rama INTEGRALFalta referencia a psicología integral, las cooperativas integrales, las terapias integrales, ad gnomo... Are you there? Can't hear you! Keep your hands in the air! Get up! stand up! stand up for your lefts, get up! stand up! don't give up the peace!
    BZbx8yGCIAAUWkg.jpg z
    ¡Ciudadanos, clientes, trabajadores, consumidores! I can't hear you! Say: ¡FIAT! Say: ¡LUX! Say in latino, di: ¡Deuda odiosa!

    Al cabo del trecho, es lo que tiene lo perenne, podemos echar una miradilla a ver qué se ha hecho de lo dicho. Si te vienes...

    Sea que como fuere, escudero, a menos que te consideres un old-school, apuesto que tu caballero señor ya no será un hombre Moderno, de ilustración en el entendimiento, fuerza y honor en el corazón, e ira y fuego en el sexo.

    Escuderos contemporáneos, por favor, aquí un llamado: escriban al paso, al hilo, al compás de la columna narrando cosas y casos de escuderos para así conocer la idea de caballero posmoderno, que por posmoderno nadie entiende nada, a día de hoy, y son necesitadas las descripciones de los nuevos caballeros, qué estilos actúan y qué fachas portan.

    Sea que se parta ¡Warning! de la deconstrucción absoluta. Remítase el lector a las corrientes post-estructuralistas. ¡Se hace saber...! ¡disclaimer!..., las opiniones y aseveraciones aquí escritas pueden contener trazas de inconsistencia.

    (... continúa)
  • martinsantomemartinsantome Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado septiembre 2014
    La deconstrucción absoluta, no me toca a mí argumentarlo o justificarlo sino más bien cosecharlo, hace posible y, más, probable, y más, constatable la calidad de relatividad en la realidad. Y no únicamente me refiero a las deconstrucciones de género 6 .

    Una relatividad ubicua eliminaría la inconsistencia del vocabulario. Uno puede cepillarse el Hades allende los Finisterres inventando la máquina de vapor. Partiendo de una nada absoluta la relatividad despliega troncos bosques de totalidades... bla, bla, bla...

    ¿Podría expresar con el genérico caballero al individuo o individua que trama aventura caballeresca al cabalgar de sus días, indistintamente de su género? Lo pregunto por alejar el uso del sustantivo caballero que se hace en este texto de la dualidad caballero-princesa y acercarlo al uso más literal del que llena de caballos sus jornadas. Caballos o yeguas...

    Quiero decir, a mí no me ha parecido nada bien que d. Juan Carlos haya abdicado. ¡Vergonzoso! Un rey tiene que morir en el trono. ¿O no? Si, en la declaración oral, la princesa nada más tenía que decir: no sé, lo desconozco, pregunten a mi marido, ¿por qué el teatro, la representación, la comedia siguen siendo un arma cargada de futuro? La cuestión me remonta por los cerros capitales de la guillotina en la plaza del pueblo y una muy roja de sangre legislación revolucionaria. Supongamos que la conversación y trama de la trilogía que Escohotado presenta en las Noches Blancas c culmina una justificación plausible donde esos enemigos del comercio, efectivamente, suponen sinónimo de infancia. Hágase, en aras de una razón liberal tras una cristiana, la crítica de la razón roja por la cual lo prosaico aupándose sobre una visión patético-enfática conforme unas metrópolis menos espartanas que atenienses; sea. Pero sea así entonces, a ver si entre la razón negra y la razón poética, que no se le ofrezca al pueblo las cabezas decapitadas de los gobernadores corruptos, sino que sea enseñanza de honor oriental el hara-kiri acto por el cual quien ha perdido el honor se sesga el torso y arroja su alma al vacío de eternidad. ¿No es verdad, princesa? ¿No es verdad, monarca? Reinen y gobiernen en paz pero quien de entre vosotros pierda el honor, podríase pactar con el demos, que se raje el pecho en la plaza del pueblo... ¿No es verdad, molt honorable? Titular deseado, portada de la Vanguardia:
    • Ex-honorable restaura una práctica escatológica llamada hara-kiri
    y sigue la noticia,
    • ex-presidente del gobierno de una comunidad autónoma al noreste de la península ibérica pierde el honor a mercé de asuntos financieros y decide...
    No sé... mejor reparar que quitarse de en medio, ¿o qué? Noticia deseada:
    • Ex-honorable instaura una práctica escatológica de reconfiguración de los CIES
    y sigue la noticia
    • ex-presidente del gobierno de una comunidad autónoma al noreste de la península ibérica pierde el honor a mercé de asuntos financieros y decide suicidar toda su fortuna en la proyección de un plan de reconfiguración de los CIES
    . Quizás, dando vida a la noticia, unos meses después, pueda redactarse:
    • Decidido a pagar por su falta, el ex-honorable ex-presidente, de puño y letra, manuscribió el acta de expulsión del país, documento por el cual adquiría la condición de apátrida. Su hijo, muy emotivamente afectado por su propia relación con la falta de su padre, fue el último catalán a quien este ex-catalán trató de tú a tú. Desde entonces, exclusivamente internado en los CIES de la península, el ex-honorable ex-presidente ex-catalán, viaja de centro en centro entregando su fortuna en la articulación de planes de bla, bla... y proyectos de tal y tal...
    ¿qué opinas? Fantasía pero muy rayando vuelo raso la superficie chata de actualidad...

    Mención -obligada- a Cortázar queriendo escribir libritos a pie de actualidad, a ver si conseguía embotellar literatura fresca que llevar a la editorial... ¡guess! Si yo fuera caballero andante contemporáneo sentiría, creo, apretamiento, congestión en los testículos. Una nada muy basta ha decaído a los pies de los héroes. Antes bien, soy escudero, a mí plín de un mundo fuera de la intendencia y la alcoba. Se recojan aquí esencias para eso que llaman los afroamericanos: soul 9 ... o, invitación a remitir escritos, si conoces otra forma para fluir en los días que la propuesta: soul: danza o baile o swing o flow o, ya contarás... ¡Imagine!

    Si decimos revolución 7 , ¿quién lo dice?, lo dicen unos y lo dicen otros, y al final la amalgama de la masa que somos gira, cicla, revoluciona como cuerpo social. Así entre lo informe y lo multitudinario. No necesitamos unidad de pensamiento para expresar una voluntad de por sí multívoca, convulsa, liminar. Sea que quiera yo decir que prácticas pre-transición como uniformar, estandarizar, dogmatizar al colectivo para así representar la idea de identidad colectiva, democráticamente (con claridad, poco dictatorial o aristocráticamente), funciona más bien a la inversa: se trazan coincidencias, significancias cuantitativas, estimaciones o estadísticas ahí bien para trazar el rasgo.

    Ahora bien: que no sea la ebriedad un fin sino un medio, ¿verdad?, apunta Grijalba en los Encuentros Eleusinos 8 . ¡Think about it!

    ¡Cheers! Será menester que se narren las texturas entre cazuelas, de escoba y fregona, de logística que cualquier escudero guerrea en el día a día mientras su señor caballero alterna con la eternidad, la fama, la gloria, la imagología y, en fin, la gesta o lance caballeresco. ¡Keep calm! Pues sea así como didáctica, pedagógica y también un poquito potágicamente, la magia del escudero disponiendo las comidas, manteniendo impoluta la cubierta y llenas las bodegas, hará viable, sostenible y plausible la travesía del velero de Gallardonegro, por todos conocidos bajo el nombre de Abraxas. ¡Chasss! Recetas, fórmulas, trucos, maneras, prácticas y consejos para fermentar la acción del sirviente, oh escudero, en tu labor de servicio. ¡Abracadabra! Gremial encuentro con las letras Aleph, yo escudero, te anuncio asistencia cada siete días. En la forma quizás no tanto de nota a fecha y hora como de resumen hebdomadario enviado puntualmente a editorial, a pie de campo. ¡Ecce homo! Que sean "la editorial" y "el escritor", "la Orden del caballero del Dragón y de Gea" y "el escudero Aleph", respectivamente. Y que sea el foro del mago J_Axia el lienzo y kiosko. ¡Fiat lux! :twisted: ... telarañas de fe y confianza, cuando no de abuso y corrupción. Fiduciario el dinero, fe y confianza. Comentario sórdido a modo de pincelada de humor (negro): una fundación porque si FSD la palma mañana se jode Eleusis entera...

    Ahí el camino del corazón, pum, pum, trá, trá, trá, pum, pum, trá, trá, trá...

    • Érase una vez, et oriente lux, de oriente viene la luz, en el siglo once, allá en el imperio naciente tras la Gran Muralla China, el uso y costumbre de la moneda de reserva...

      Nos vemos la semana que viene, si hace...


    ¡Sastipén talí!

    Aleph, escudero del caballero Gn.

    p.d.: Me parece, existe una diferencia entre quien va a una ópera en busca de magna-perfección a quien va al bar musical cada sábado a buscar hilo musical... però la música viu a dins meu ¿comprens? 11 .
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com