¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

El adiós de Wotan y el hechizo del fuego

Conde WaldsteinConde Waldstein Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
editado enero 2014 en Poesía Épica


Für Erich Schagerl

http://jrma1987.blogspot.com/

Después de perdonar al desdichado
que Wotan destinó para la muerte,
huyó en su garañón de la batalla
Brunilda, temerosa de su padre:
tras ver en la mirada de Sigmundo
aquel dolor, sintió, compadecida,
el fuego que se enciende con bravura
y sufre su derrota en el combate.

La roca donde esperan sus hermanas
se esconde tras las brumas de la tarde
y es el lugar idóneo, si es que teme
al dios que la persigue enfurecido.
Y pide suplicante que la ayuden
las diosas inmortales, que se espantan
oyendo su relato y las razones
que fueron causa a su desobediencia.

El padre de la guerra la descubre
y ordena a sus hermanas que se vayan,
pues es momento ya de los reproches
y él odia la traición y la mentira:
debió matar al joven aguerrido,
clavándole la lanza, destrozando
el pecho embravecido por la lucha
que enciende su tesón voluntarioso.

Mas pronto ella responde plañidera,
sin esperar perdón del padre duro
que no ve otro camino que el castigo
para solucionar la afrenta grave:
rodeada por el fuego más ardiente,
la virgen, la muchacha, la guerrera
en ese sueño denso y tenebroso,
espera al caballero más sagrado.

2013 © José Ramón Muñiz Álvarez




Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com