¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Vampiros en escocia

LAURABYRLAURABYR Anónimo s.XI
editado octubre 2013 en General
Abrir una novela de Álvaro Bermejo siempre comporta una sorpresa. Sigo su trayectoria desde El reino del año mil, una novela fantástica ambientada en la Europa medieval con las Cruzadas como telón de fondo. De ahí en adelante, cada nuevo título de este autor parece partir de un desafío a todos los géneros. Con El evangelio del Tíbet se atrevió a plantearnos la posibilidad de una segunda vida de Jesús tras la crucifixión, más allá de las montañas de Cachemira. Vino después El Laberinto de la Atlántida, donde recreaba el mito platónico de la civilización atlante en plena II Guerra Mundial, con los ejércitos de Hitler buscando el Rayo de Poseidón en Creta. Tras esta, ya en 2012, publicó El Amante de Nefertiti, una inmersión en el Egipto faraónico con la reina sol y el faraón hereje, Akenatón, como protagonistas. Estos cuatro relatos parten de una base rigurosamente histórica para adentrarse en territorios inquietantes, lindantes con el thriller esotérico, donde sus protagonistas ven bascular su mundo racional para enfrentarse a situaciones impensables hasta entonces que cambiarán su vida para siempre. De esta manera la novela histórica inicial, el thriller esotérico, crece hasta convertirse en algo muy parecido a una novela de iniciación con trazas de bildungsroman.
Se diría que Bermejo busca trascender los límites de la literatura de género a la que se sujetan sus tramas para llevarnos más allá. No sabemos muy bien dónde, pero después de leer cada una de sus novelas no me cabe duda de que lo suyo es literatura con mayúsculas.
Cuando cayó en mis manos Eternamente tuya, volví a sorprenderme por su atrevimiento. ¿Y ahora, una novela del género vampírico… ambientada en Escocia? Hacia la mitad del relato se nos revela la razón de esta presunta extravagancia: fue precisamente en Escocia donde Bram Stoker encontró la inspiración para escribir la historia del vampiro más temido y celebrado de todos los tiempos. Con este desplazamiento de la Transilvania canónica a las Highlands Bermejo parece rendirle todo un homenaje al autor de Drácula. Y a decir verdad, su novela no desmerece la comparación.
Un Jonathan Harker contemporáneo llega al condado de Gairloch sin otra intención que la de construir una gran central hidroeléctrica. Dos mujeres entrarán en su vida con la fuerza de un vendaval: la temperamental Valeria de Montrose y su hermana pequeña, la etérea Anna Livia. La primera lo seduce de una manera posesiva y violenta, hasta la sangre. Su hermana, con la delicadeza de una adolescente victoriana. Pero en ambos casos comienza a verificarse en él algo muy parecido a una posesión que tiene mucho que ver con los extraños sucesos que comienzan a producirse en la comarca: muertes inexplicables, suicidios misteriosos, cadáveres que aparecen desangrados. La gente del lugar lo atribuye a un vampiro legendario, el Vampiro de los Montrose, cuyo cuerpo yace enterrado en la capilla de san Mungo. Vela por él una misteriosa Dama Blanca, un ser espectral cuya aparición se interpreta como anuncio seguro de una nueva tragedia. Algo que ella rubrica con su propia mano, escribiendo los nombres de los condenados en el Libro de Hierro que siempre la acompaña. Y el de nuestro protagonista no tardará en aparecer, escrito en claros caracteres góticos, con una tinta tan roja como su propia sangre.
Esta historia de vampiros y almas en pena, tan sombría como realista, magníficamente escrita, está lejos de los clichés que alimentan la literatura fantástica convencional. En Eternamente tuya nada es evidente ni fácil, las tinieblas parecen envolver cada página, y la mera evocación de algunas de ellas –la muerte del Vampiro, por ejemplo-, todavía me hace estremecer. Hablamos de un relato inquietante donde el lector sufre las peripecias de sus protagonistas con un sentimiento de impotencia, a veces de angustia, colgado de la pluma del autor, hasta su terrible y maravilloso punto final. Pero, asimismo, también se trata de una narración extraordinariamente poética, de un romanticismo extremo, pasional, a veces convulso, que te hace lamentar haberlo leído con tanta avidez, arrastrado por la fuerza de la trama. Algo que invita a una segunda lectura para saborear capítulo a capítulo la magnífica ambientación, esa Escocia brumosa y legendaria, las pequeñas historias paralelas que salpican el texto, la sutileza con que se dibuja el retrato de cada personaje y que constituye, a mi modo de ver, una de las mayores riquezas del libro. Bermejo acredita una notable destreza para manejar los sentimientos, ese amor de los amantes malditos que cobran vida ante nuestros ojos, hasta hacernos sufrir con ellos, mientras su universo particular nos envuelve como la sombra del Vampiro se proyecta sobre todo el relato. Sin embargo, ese ser abominable tampoco está desprovisto de humanidad. Por momentos, al paso de esta historia, se diría que los seres humanos pueden llegar a ser bastante más terroríficos que las criaturas que pueblan nuestras pesadillas.
No diré más por no revelar el misterio que recorre esta novela magistral. Si buscáis una historia de vampiros llena de pasión y desesperación, donde el amor más allá de la muerte se erige en su verdadero protagonista, Eternamente tuya es de lo mejor que podéis encontrar entre las novedades de este otoño.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com