¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Caramelo

moisesrgzmoisesrgz Gonzalo de Berceo s.XIII
editado octubre 2013 en Humorística
En otra ocasión hubiera dicho mesa. O tal vez la hubiera descrito. Pero le salió de los labios la palabra caramelo. No era consciente. Simplemente no lograba expresar lo que deseaba.

- Quería un caramelo- repitió.
- ¿Un caramelo?- El vendedor no supo qué añadir.
- Un caramelo de madera, con cuatro patas y una base firme, sólida y cómoda para comer.
- Es decir: una mesa.
- Eso es. Un caramelo.
- ¿Una mesa o un caramelo?
- Un caramelo de cuatro patas, ya se lo he dicho.

El vendedor, confuso, llamó a un superior.

- ¿Qué ocurre?
- No sé qué desea. Dice cosas confusas.
- Yo le atenderé. Observa y aprende. ¿Qué desea?
- Un caramelo.
- De acuerdo. Un caramelo. ¿Ha visto alguno que le guste?
- Este de aquí. ¿Cuántos caramelos cuesta?
- ¿Cuánto cuesta?- preguntó el superior al vendedor.
- Mil ciento cincuenta- le respondió este.
- Tan sólo mil ciento cincuenta, una ganga- respondió el superior.
- Son muchos caramelos, ¿no?
- Digamos que es un caramelo de muchos sabores.
- No le entiendo.
- Tampoco yo, pero disimulo

El comprador, que era incapaz de pensar en otra palabra, comenzó a decir.

- Caramelo. Caramelo. Caramelo.
- Cara melón. Cara melón. Cara melón- respondía el vendedor, sonriendo.
- Caramelo. Caramelo. Caramelo- continuaba el comprador, mientras se iba irritando por la sonrisa del otro, hasta que se embruteció de tal forma que soltó un puñetazo sobre su nariz, y le tumbó en el suelo.

Diez días después el comprador asistía al juicio. Durante el interrogatorio imposible, no fue capaz de decir más que caramelo. Palabra que repitió, según nos explicó un testigo, ciento cincuenta y ocho veces. Al fin, el juez, aburrido, y agobiado por el calor, le amenazó con tantos años de cárcel, como veces repitiera aquella palabra. El hombre, asustado, reaccionó y liberó el bloqueo.

- ¡Mesa! Eso quería decir: mesa ¡Mesa! No caramelo ¡Mesa! Solamente mesa.

Y quedó en libertad, después de un año.

Comentarios

  • GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
    editado septiembre 2013
    Mira que no soy muy de leer humor, pero este relato me ha alegrado la tarde. :D
  • RasthianRasthian Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado septiembre 2013
    moisesrgz escribió : »
    - Son muchos caramelos, ¿no?
    - Digamos que es un caramelo de muchos sabores.
    - No le entiendo.
    - Tampoco yo, pero disimulo

    Me has hecho sonreír y es complicado. Esta conversación tiene la culpa.

    Me ha gustado.

    Un saludo.
  • moisesrgzmoisesrgz Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado septiembre 2013
    Gracias :)

    Me alegra que os haga reír!!!
  • FilocratesFilocrates Fernando de Rojas s.XV
    editado octubre 2013
    maramelo caramelo caramelo :D
  • Con esa amenaza, cualquiera habla bien, divertido:)
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com