¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Proyecto planeta

ArmonicistatrincheradoArmonicistatrincherado Anónimo s.XI
editado mayo 2013 en Humorística
PROYECTO PLANETA DE UN DIOS INEPTO

Al principio todo era fuego y caos. Me costó bastante esfuerzo acostumbrarme a trabajar con un material tan poco manejable, pues siempre había alguna llama incontrolable que se escapaba de mis manos, o un átomo demasiado excitado con el que yo no contaba para determinada reacción. Desde el principio me entusiasmaron las reacciones violentas. Cogía un poco de hierro fundido de aquí, unas nubes ácidas de más allá, y cocinaba elementos para mí desconocidos en mi singular olla planetaria. En ocasiones, algún exceso de materia fácilmente inflamable o explosiva, hacía volar trozos de roca recién formada, pedazos a veces de tan gran tamaño, que si no hubiera sido por ausencia de un dios que se hiciera cargo de ellos, bien pudieran haber sido pequeños planetas por si solos. Uno de los más grandes me debió coger cariño y se quedó orbitando a mi alrededor mientras trabajaba.
Reuní una gran cantidad de los elementos más pesados y los amasé con esmero durante mucho tiempo. Cuando al fin obtuve una masa compacta, y ya me disponía a continuar la creación del nuevo planeta, la gran mayoría de los componentes y elementos que me quedaban fueron, de manera incomprensible, atraídos por la relativamente pequeña y pesada bola. Sólo quedaron en mis reservas vapor de agua, nitrógeno, oxígeno y pequeñas cantidades de gases ligeros. Así que un poco cabreado por la deserción en masa de mis preciados componentes y resignado ya ante mi inminente fracaso, lancé lo poco que me restaba, dejando que ocupara el espacio a su libre albedrío. Tras dejarlo reposar unos instantes, observé que había creado, sin proponérmelo, unas hermosas llanuras de agua, a las que llamé océanos. Y de unas grandes rocas heladas que pasaban por allí, arranqué, en mi éxtasis creador, un buen pedazo, con el fin de construir con él algún trozo de tierra firme.
Me aleje un poco para tener la perspectiva del artista que contempla su obra en busca de inspiración y, la verdad sea dicha, me pareció bastante sosa. Fui entonces a pedir consejo a mis compañeros y en un descuido, con disimulo, copie lo que me pareció una buena idea y aparecieron en mi mundo plantas y animales. Sin embargo, seguía pensando que mi proyecto necesitaba una nota de distinción, algo diferente, único. Con gran suerte pude hacer acopio de centellas y allí donde a duras penas había conseguido que mi mundo gozase de suelo sólido (no sin ligeros errores de estabilidad), di a la masa centelleante la forma que yo, ente todopoderoso, hubiera querido para mí en caso de haber tenido alguna. Así, creé mis siervos a mi imagen y semejanza, con tan mala suerte para mí, y supongo que aún más para ellos, que fue lo único que conseguí hacer bien durante todo mi proyecto.
Fue mi último intento. Tras haber creado Marte, que misteriosamente se me quemó antes de presentarlo; Júpiter, que sobrepasó mi propia ambición; y Venus, al que dejé por imposible, fui expulsado de la facultad por haber agotado todas las convocatorias.

PARA LEER CUENTOS SIMILARES, VISITA "LA TRINCHERA ARMÓNICA"

Comentarios

  • NeverwinterNeverwinter Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado febrero 2013
    Jajaja me preguntaba por qué estaba este relato en humorísticos hasta las dos líneas finales que lo justifican; nos ha creado un dios con tendencia a los suspensos.
    Un saludo, muy buen relato.
  • Menos mal que no quedamos en sus manos, sino no estaríamos contando el cuento:eek::)
  • ArmonicistatrincheradoArmonicistatrincherado Anónimo s.XI
    editado febrero 2013
    Neverwinter escribió : »
    Jajaja me preguntaba por qué estaba este relato en humorísticos hasta las dos líneas finales que lo justifican; nos ha creado un dios con tendencia a los suspensos.
    Un saludo, muy buen relato.

    muchas gracias!!!
  • cmacarrocmacarro Pedro Abad s.XII
    editado febrero 2013
    Y nosotros engañados porque nos habían hecho creer que "chapuza" era una palabra española y resulta que es una palabra de origen divino.
    Muy buen relato.
  • ArmonicistatrincheradoArmonicistatrincherado Anónimo s.XI
    editado febrero 2013
    muchas gracias!!!
  • moisesrgzmoisesrgz Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado mayo 2013
    Jajaja, está divertido!
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com