¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Continúa la historia: "El parking"

EllphierEllphier Gonzalo de Berceo s.XIII
editado julio 2014 en Relatos Encadenados
Abrí los pesados párpados, me incorporé del suelo y sacudí mis ropas, confundido. No sabía cuánto tiempo había estado desparramado en mitad de aquel parking subterráneo. Todas las luces estaban apagadas, solo se adivinaban las siluetas de algunos coches dormidos en la espesa negrura. Era realmente extraño que, sin una sola bombilla iluminando la estampa, lograra ver más allá de mis narices.
Yo era un tipo parapetado tras unos enormes cristales de culo de vaso, más bien escuálido y torpe. Un chaval invisible, alguien con el que no merecía la pena perder el tiempo. Una rata de biblioteca que suscitaba el más brutal sentimiento de vergüenza ajena a todo el que tenía la desgracia de compartir mi mismo vagón de metro.
¿Si no soy capaz de ver tres en un burro cómo diablos soy capaz de ver en la oscuridad más absoluta? – pensé con mis queridas gafas echas un amasijo de metal entre las manos.

to be continued... ;)

Comentarios

  • EllphierEllphier Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado junio 2012
    Hacía calor, demasiado para una fría noche de diciembre. Intenté zafarme del agobiante abrazo del cuello de mi jersey, un jersey espantoso de cuello de cisne que me regaló Sofía las navidades pasadas, pero un fuerte tirón en la piel de mi garganta me dejó helado. Mi cuello estaba cubierto de sangre seca y adhería el tejido a la herida que manaba en el hueco de mi clavícula.
  • marta012marta012 Pedro Abad s.XII
    editado julio 2014
    No tenía más tiempo. Busqué desesperado en la guantera, con la esperanza de encontrar algo que me fuera útil, como podía ser una linterna o una simple navaja multiusos.
    Con los bolsillos llenos salí del coche como pude, tenía el cuello dolorido, las manos ensangrentadas y el pantalón rasgado. No recordaba nada pero ahora eso no importaba, debía encontrar la salida o al menos ayuda médica.
    Saqué el movil del bolsillo, y como me esperaba estaba apagado, asi que lo lancé con todas mis fuerzas contra el suelo de baldosas, intentando zafarme de la furia que llenaba mi cuerpo.

    De pronto, un fuerte estruendo llamo mi atención...
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com