¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Demasiado tarde.(1)

Ricardo CostaRicardo Costa Pedro Abad s.XII
editado noviembre 2012 en Epistolar
Sábado. 3: 56
En realidad no se muy bien por qué necesito escribirte. No se a qué se debe esta necesidad exactamente, solo sé que estoy escribiendo ahora mismo, en este preciso instante y no, no consigo dejar de hacerlo, de necesitarlo más conforme junto letras sin razón. En fin , se hace difícil explicarlo, o a lo mejor solamente es lo que a mi me parece, que sé yo; todo me resulta tan extraño que a veces tengo la sensación de que no es real o de que, simplemente ,no existo. El caso es, sea como sea, y por razones que desconozco, que ahora mismo me dirijo a ti, te escribo a ti; de hecho, solo he enchufado este chisme para encontrarte despierta, para poder refugiarme, desahogarme contigo; para disfrutar de tu dulce compañía lejana desde la distancia de mi soledad. Es así. Por muy poético, tonto, absurdo, extraño; por muy ridículo que parezca, lo necesito.
Hoy no ha sido una buena noche. Sin embargo,- esto me viene pasando desde hace algún tiempo- , siento que algo se despierta dentro de mí , que algo me hace vivir con una intensidad que me asusta ...En fin, es difícil de explicar.

Esa misma sensación la sentí esta noche; la he sentido en el pecho como una daga que se clava y que se va apoderando poco a poco de todo tu cuerpo hasta sentir que todo va a estallar y que allí mismo se acaba, que allí mismo te mueres. Reconozco que hoy he temido por mi vida. No era la primera vez que me pasaba, pero nunca lo había sufrido con tanta intensidad. Después he intentado reponerme desahogándome con Pablo, pero solo pensaba en ti. Además él es incapaz de ver más allá de su ombligo, para que nos vamos a engañar. Y aquí estoy ahora, reponiéndome del susto mientras me replanteo el mundo a cada minuto, angustiado solo de pensar que todos esos minutos no volverán jamás y que cada segundo que se me escapa, que se nos escapa, nos va matando lentamente.
Probablemente debería dejar el café, dormir un poco más, cuidar mi alimentación, ir incluso al médico. Es probable que deba hacerlo. Sin embargo lo que siento son ganas de hablarte.

Un beso, Marina. Disculpa las molestias y el tiempo que perderás leyendo esta carta.

Comentarios

  • No será tan tarde sin vas a escribir una segunda carta;):):p
  • ArroyoArroyo Juan Boscán s.XVI
    editado noviembre 2012
    Ricardo,tu carta resulta amena y plantea dudas sentimentales que invaden el sueño, con las que algunos pueden identificarse. La necesidad de volver a contactar con alguien que un día amamos, creo que es normal, si de verdad hubo amor entre ellos.

    Oye, la próxima vez, elige otro tipo de letra más grande.

    Saludos
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com