¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

La Tertulia (grupo de lectura IV) Higiene del Asesino

SerjSerj Gonzalo de Berceo s.XIII
editado marzo 2010 en Grupos de Lectura
HIGIENE DEL ASESINO "HYGIÈNE DE L'ASSASIN"

Sinopsis:
Al anciano Prétextat Tach, premio Nobel de Literatura y acérrimo enemigo de las entrevistas, sólo le quedan dos meses de vida. Al hacerse pública la noticia de su próximo fallecimiento, en plena guerra del Golfo, periodistas de todo el mundo solicitan un encuentro con el novelista.

Comentarios

  • SerjSerj Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado marzo 2010
    Una de las cosas que más me ha llamado la atención es como la autora, poco a poco, va configurando a lo largo de la novela el complejo perfil psicológico de Prétextat Tach. A medida que se nos revela como un repulsivo y pedante asesino sicótico, sus reflexiones profundas, por otro lado, lo hacen intelectualmente atractivo. Por ejemplo en este fragmento en el que dice:

    "- Son los lectores-rana. Constituyen la inmensa mayoría de los lectores humanos y, sin embargo, no descubrí su existencia hasta muy tarde. Soy tan ingenuo. Creía que todo el mundo leía como yo; yo leo igual que como: no significa únicamente que lo necesito, significa sobre todo que entra dentro de mis cálculos y que lo modifica. Uno no es el mismo si ha comido morcilla que si ha comido caviar; uno tampoco es el mismo si acaba de leer a Kant (Dios me preserve de hacerlo) o a Queneau."

    Nos dice como al igual que somos lo que comemos, también somos lo que leemos. Escoger bien las lecturas y realizarlas con profundidad, mojándose, es crucial para sacarles partido.


    Un detalle que me ha llamado mucho la atención es que allí donde los hombres fallan, la mujer sale triunfal. Ninguno de los 3 periodistas hombres ahondan lo suficiente en la figura de Tach. Sólo Nina, la mujer periodista, consigue despojarlo de su armadura y sacar sus secretos más oscuros ¿Porqué pensáis que es así?.
  • WindumanothWindumanoth Pedro Abad s.XII
    editado marzo 2010
    Saludos,

    Yo opino que esto es así porque la autora dibuja a un personaje que a su vez, dibuja a las mujeres como algo aberrante. Al ser una mujer la que derriba todos los convencionalismos de este escritor, el personaje se ve afectado por doble partida. No hay nada mejor para un cínico que alimentarle con su propio veneno. Lo que me ha dejado sorprendida es el final: ¿qué propósito creen que tenía la autora al matar a su protagonista? Desde luego, la historia queda redonda, pero a mí me ha parecido que Nina ha sido vengada a sufrir la misma vida que Préxtat tuvo desde que asesino a Léopoldine, más que vengar la muerte de la misma.
  • SerjSerj Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado marzo 2010
    Windumanoth escribió : »
    Al ser una mujer la que derriba todos los convencionalismos de este escritor, el personaje se ve afectado por doble partida. No hay nada mejor para un cínico que alimentarle con su propio veneno.
    Sí estoy de acuerdo contigo. Pero yo añadiría que Nina además le da a probar su propia medicina a Tach, poniendo un merecido colofón a su perversa obra.
    Windumanoth escribió : »
    Saludos,
    Desde luego, la historia queda redonda, pero a mí me ha parecido que Nina ha sido vengada a sufrir la misma vida que Préxtat tuvo desde que asesino a Léopoldine, más que vengar la muerte de la misma.
    No creo que al cometer ese estrangulamiento, Nina, se condene a llevar una vida tan solitaria y desgraciada como la de Tach. En el final de su conversación el se dirige a ella como "su pequeño avatar", su pequeña reencarnación y ella aparenta asumir ese papel, para así poder matarlo y hacer justicia. Pero es todo teatro. A lo largo de su conversación Tach trata de exculpar el crimen que ha cometido disfrazándolo de acto sacramental mediante una teoría que sólo a un psicópata enfermizo se le ocurriría. El caso es que Tach es inteligente y tiene un razonamiento para todo, pero eso no cambia que en definitiva ha quitado la vida a alguien inocente de forma totalmente premeditada. Esto último prevalece en el pensamiento de Nina, sino como explicar entonces que las últimas palabras que grava en su magnetófono sean: “- Querido y viejo chiflado, casi logra engañarme. No puedo expresar hasta que punto sus discursos me ponían nerviosa; estaba a punto de volverme loca.” Después añade de manera aún más sarcástica “Ahora me siento mucho mejor. Debo confesar que tenía usted razón: el estrangulamiento es un oficio muy agradable.” Yo al menos he interpretado de este modo el final.
  • texastexas Garcilaso de la Vega XVI
    editado marzo 2010
    A mí me sorprendió ese final con ella asesinando. Nos la presentan como una mujer muy segura de sí misma, que va esquivando sin problema todos los golpes que le presenta el entrevistado, sin entrar en su juego. Y, de repente, cede. O yo al menos lo vi como una manera de dejarse llevar. Toda su seguridad se fue al carajo en ese momento.

    Por otra parte, la única periodista que consigue "vencer" al escritor tenía que ser mujer, sin duda. No por tema machista, si no por que es una manera de conseguir ese diálogo que saca a la luz todo lo peor de él. Un hombre que desprecia de tal manera a las mujeres tenía que terminar en manos de una mujer, y encima inteligente. Si hubiese sido un periodista creo que no habría sido igual, por el diálogo, por la posible afinidad en la opinión respecto a las mujeres... No, no habría sido igual.
  • WindumanothWindumanoth Pedro Abad s.XII
    editado marzo 2010
    Estoy totalmente de acuerdo con Texas. Es lo que intentaba explicar en mi comentario anterior, como si el personaje se disolviera en el último momento y, como Serj explicaba anteriormente, se convirtiera en una continuación de Tach. Toda la fuerza que el personaje de Nina desprende parece venirse abajo en el último momento, a pesar de estar muy bien moldeado. Desde el principio se nos deja muy claro de que, a pesar de tener ciertos rasgos en común, Tach y Nina son personas muy diferentes. Pero no sé, ese carácter fuerte de Nina se me antoja un tanto extraño en las últimas páginas.
  • BohemiosincausaBohemiosincausa Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado marzo 2010
    Es curioso que, en la última página, Nina comenta después de matar a Tach: ``casi logra engañarme´´ Pero ¿es cierto que Nina no fue engañada por el viejo Prétextat Tach? Yo creo que al final sucumbe a los deseos de Tach y lo hace asesinando del mismo modo que setenta años antes lo hiciera su victima. Ella disfruta estrangulando, aunque supuestamente este asesinato es una forma de hacer justicia.
    Después de todo, ya no vemos a Nina como la reportera inteligente que consigue enfrentarse al malvado Tach. Las diferencias entre ambos personajes no son tan claras. Ella es una ``carroñera de mierda´´ y una asesina. Y al igual que nos pasa con Tach, al final no todo es lo que parece.
  • MelusinoMelusino Pedro Abad s.XII
    editado marzo 2010
    Me ha gustado bastante el libro, está muy bien escrito y Nothomb consigue dosificar toda la información con cuentagotas hasta niveles exasperantes, la verdad es que es bastante estimulante. Sobre todo por ver la evolución psicológica de ambos protagonistas: la periodista cómo se transforma en Tach y Tach cómo da la vuelta a la tortilla hasta ganar su partida.

    Es interesante ver cómo la periodista prepara sigilosamente la trampa al autor para desmontar “Higiene del Asesino”, su novela inacabada. Comienza con su vida y de repente le dispara:

    -Viniendo de usted, no me sorprende. Ya en 1922, estaba chiflado. Había creado ex nihilo lo que usted llamaba una «higiene de infancia eterna»; en aquella época, la palabra abarcaba todos los campos de la salud mental y física: la higiene era una ideología. La que usted inventa merecería mejor el nombre de antihigiene, hasta tal punto es malsana.

    [FONT="]A partir de aquí intenta unir cabos: literatura y vida, o como un autor se desviste ante una obra, como deja un sello autobiográfico:[/FONT]
    Lo sabía. ¿Pero cómo ha logrado describirme tan bien?
    -Me he limitado a parafrasear las descripciones que, en su novela, hace de Philémon Tractatus. Quería comprobar si era usted igual al personaje que describía: para saberlo, no me quedaba más remedio que echarme un farol, ya que se negaba a responder a mis preguntas.
    -Es usted una carroñera de mierda.
    -Hurgar entre la mierda funciona: ahora sé con certeza que su novela es estrictamente autobiográfica. Tengo motivos para sentirme orgullosa pues disponía de los mismos elementos que cualquier otro. Sin embargo, he sido la única que ha olido la verdad.

    [FONT="]Esto enlaza perfectamente con la idea de la autor de que mucha gente lee si mojarse, al igual que lo habían hecho (o ni eso) los periodistas anteriores que salieron escaldados (en esta parte la autora plasma su idea):[/FONT]

    Claro que no, estúpida. No hablo del lugar de lectura sino de la lectura en sí misma. Me habría gustado que me leyeran sin el traje de buzo, sin rejas, sin vacuna y a decir verdad, sin adverbio.

    [FONT="]Y poco a poco creo que se va dando la vuelta a la sartén: tenemos a un autor por un lado medio infantil y por otro a una periodista socarrona, que poco a poco se ve superior al autor (recordemos que hay una apuesta de arrastrarse, cosa que se cumple al final):[/FONT]

    -Bueno, basta ya, deje de considerarse un caso excepcional. Todos los niños son felices.
    -Yo no estaría tan seguro. Lo que es seguro es que ningún niño ha sido jamás tan feliz como la pequeña Léopoldine y el pequeño Prétextat.
    De nuevo, la cabeza de la periodista se inclinó hacia atrás y las carcajadas se reanudaron, obsesivamente.
    -Veo que su útero vuelve a las andadas. ¿Veamos, qué tengo yo que resulte tan cómico?
    -Tendrá que perdonarme, son esos nombres... ¡sobre todo el suyo!

    [FONT="]Este es un punto importante para la historia, ya que (desde mi humilde opinión) a partir de aquí se cambian las tornas: el autor pasa a tener el poder con una estrategia tan simple como hace regodearse a la periodista en su superioridad, en saberse moralmente superior (como le había pasado, en menor escala eso sí, a los otros periodistas como el que le preguntaba por su dieta...). En este párrafo hay algo clave: la idea de que alguien toma el relevo de la vida de otro, algo que le repugna a la periodista pero algo en lo que caerá al final de la obra:[/FONT]
    -¡Repugnante!
    -Repugnante, insisto. Repugnante por lo que era en sí misma y aún más por lo que significaba: espantosa consagración, paso de la vida mítica a la vida hormonal, paso de la vida eterna a la vida cíclica. (...)La eternidad cíclica, en cambio, sugiere que unos terceros llegan para tomar el relevo de la vida de los demás; ¡y todavía deberíamos alegrarnos por esa expropiación, y todavía deberíamos mostrarnos satisfechos por ese proceso de usurpación! Sólo puedo sentir desprecio por aquellos que aceptan esta siniestra comedia: los desprecio no tanto por su ovina capacidad de resignación como por lo anémico de su amor. Porque si fueran capaces de sentir un amor auténtico, no se someterían a esta abulia, no tolerarían ver sufrir a aquellos que pretenden amar, asumirían, sin miedo, la responsabilidad de ahorrarles un destino tan abyecto (...)
    - Empiezo a comprender.
    -No es usted muy rápida.
    -Empiezo a comprender hasta qué punto está usted enfermo.
    -Pues no sé qué pensará entonces de lo que viene a continuación.
    -Con usted, lo peor está asegurado.

    [FONT="]Una vez tendida la trampa, ante el éxtasis de la periodista que se siente ganadora, Tach comienza a jugar con la presa:[/FONT]

    Sí. El imperio de los sentidos, de Oshima.
    -La escena del estrangulamiento está mal hecha. Yo, que entiendo de eso, puedo afirmar que las cosas no transcurren de ese modo. En primer lugar, ¡un estrangulamiento de treinta y dos minutos resulta de muy mal gusto! Existe una especie de rechazo, por parte de todas las artes, en admitir que los asesinatos son peripecias ágiles y rápidas. Hitchcock sí lo entendió. Y luego hay otra cosa que ese señor japonés no ha comprendido: un estrangulamiento no tiene nada de lenitivo ni de doloroso, al contrario, es tónico y refrescante.
    -¿Refrescante? ¡No me esperaba ese adjetivo! Ya puestos, ¿por qué no vitamínico?


    [FONT="]Y lo une todo magistralmente en una metáfora (que tanto odia el autor) genial. [/FONT]
    -Quien a cartílago mata, a cartílago muere.
    El obeso miró a la periodista y se quedó estupefacto.
    -¿Ha oído usted lo que acaba de decir?
    -Lo he dicho aposta.
    -¡Es extraordinario! Es usted una vidente.

    [FONT="]Tach necesita un final para su obra, ¿qué mejor final que ser estrangulado por aquella que se siente y ha demostrado superior a él? Tach tiene el final genial a su obra Higiene del Asesino: quizá no haya ganado la partida, pero ha ganado su partida. [/FONT]

    -El amor. ¿Habré logrado despertar el éxtasis en usted? Siento un orgullo inenarrable, Nina. El deseo de matar acaba de morir en mí y ahora resulta que renace en usted. Usted empieza a vivir en este instante: ¿se da cuenta?
    -Sólo me doy cuenta de lo profundo de mi exasperación.
    -Estoy asistiendo a un espectáculo extraordinario: al igual que el común de los mortales, creía que la reencarnación era un fenómeno posmortem. ¡Y ahora compruebo, con mis propios ojos, que usted se convierte en mí!

    Y se la lleva a su terreno:
    -Déjeme hablar. Lo que tengo que decirle es demasiado importante. Lo quiera o no, se está usted convirtiendo en mi avatar. En cada metamorfosis de mi ser me esperaba un individuo digno de amor: la primera vez fue Léopoldine, y fui yo quien la mató; la segunda vez es usted, y es usted quien me matará. El que a hierro mata, a hierro muere, ¿no le parece? Me siento tan feliz de que sea usted: gracias a mí, está a punto de descubrir lo que es el amor.
    -Gracias a usted, estoy aprendiendo lo que es la consternación.
    (...)
    Silencio. La periodista giró la cabeza hacia atrás.
    -Le pesa la cabeza, ¿verdad? Sé lo que se siente. Verá usted como no se acostumbra nunca.
    -A qué.
    -A lo innombrable. Intente levantar la cabeza, Nina, con todo lo que pesa el cráneo, y míreme.
    La criatura lo hizo con esfuerzo.

    Y al final la periodista cede y Tach gana:
    Vamos, no disimule su placer.
    -¿Mi placer? No hay rastro de placer dentro de mí, no siento nada, tan sólo un terrible deseo de estrangularle.
    -Pues no es usted muy rápida, avatar de mi corazón. Hace por lo menos diez minutos que me esfuerzo en que lo haga, con una transparencia sin precedentes. He logrado que se exaspere, la he llevado al límite para arrancarle sus últimos escrúpulos, y todavía sigue sin pasar a la acción. ¿A qué espera, mi tierno amor?
    -Me cuesta creer que lo desee de verdad.
    -Le doy mi palabra.
    -Además, no estoy acostumbrada.
    -Todo se andará.
    -Tengo miedo.
    -Mejor.
    -¿Y si no lo hiciera?
    -La atmósfera se volvería insostenible. Créame, tal y como se han puesto las cosas, no tiene usted elección. Además, me ofrece la única posibilidad de morir en las mismas condiciones que Léopoldine: por fin sabré lo que ella experimentó. Vamos, avatar, estoy preparado.

    [FONT="]Una vez consumado el estrangulamiento, el avatar de Tach confiesa:[/FONT]

    Querido y viejo chiflado, casi logra engañarme. No puedo expresar hasta qué punto sus discursos me ponían nerviosa; estaba a punto de volverme loca. Ahora me siento mucho mejor. Debo confesar que tenía usted razón: el estrangulamiento es un oficio muy agradable.
    Y el avatar contempló sus manos con admiración.


    [FONT="]Tach ha ganado. Genial Nothomb.[/FONT]
  • SerjSerj Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado marzo 2010
    Me ha gustado mucho este breve análisis que nos has brindado, Melusino.
    El día que fui a recoger el libro la bibliotecaria me comentó algo característico de las novelas de Nothomb es que sus personajes son seres atormentados, sumamente retorcidos, pero al mismo tiempo veraces. Esta lectura lo cierto es que le ha abierto mis puertas a Nothomb. Ya me pica la curiosidad por leer algun otra novela de ella.
  • texastexas Garcilaso de la Vega XVI
    editado marzo 2010
    Melusino, me ha encantado tu análisis. Ojalá yo pudiese aportar algo así pero todavía estoy aquí para aprender. Participo en el grupo de lectura precisamente porque quiero "aprender a leer". Es decir, que yo hasta ahora he sido de esas lectoras que comenta el protagonista.

    Lo que hace también que Nina tenga más éxito en su entrevista que los anteriores periodistas es un hecho simplemente casual: seguía la obra de Tach desde hacía ya tiempo. Ésa fue su ventaja. Se fijó en él con la esperanza de poder tener algún día la oportunidad de enfrentarse a él y le ha salido bien.
  • SerjSerj Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado marzo 2010
    odmaldi escribió : »
    No sé mucho cómo comentar, pero sí me queda una duda.

    Han expuesto que quizá Nina tuvo éxito por ser la mujer y que así haría más sentido (aunque no han usado éstas palabras, precisamente), pero a mí me resalta más bien como ha señalado Texas, Nina fue la que se leyó todo lo de Tach. Pensé que quizá no tenía nada que ver que ella fuese mujer, o quizá no era lo de más importancia, sino el hecho que ella se leyó todo. Lo pensé así porque si la lectura no habría sido el foco, entonces la escritora no habría dado tanto detalle sobre los periodistas anteriores de cómo ellos no habían leído a Tach.

    Otro aspecto que me hace pensar así, es el siguiente fragmento (que yan ha puesto arriba):

    -¡Oh, no! Sólo la flor y nata de los lectores es capaz de algo semejante. Los otros siguen viendo las cosas con su simplicidad inicial. Y, aún así, aquí estamos hablando de lectores, que son, en sí, una especie muy rara. La mayoría de la gente no lee. Respecto a esto, existe una cita estupenda, de un intelectural cuyo nombre he olvidado: "En el fondo, la gente no lee; o, si lee, no comprende lo que lee; o, si lo comprende, lo olvida". Eso resume admirable la situación, no le parece?"
    Sí, yo también creo que ese es un aspecto de vital importancia. Nina es la única que ha leído las novelas de Tach, ella ha profundizado. En cambio los demás periodistas no han indagado lo suficiente y por lo tanto no han descubierto la oscura personalidad del escritor. Los libros nos dicen como son, como piensan, imaginan y experimentan las personas que los crean. A veces de forma clara, otras como en un sueño, en el que la interpretación y la simbología juegan un papel importante.
    De todos modos no deja de ser curioso, dada la misoginia de Tach, que una mujer sea la que logra atravesar esa gruesa capa de petulancia que lo mantiene protegido de cualquier ataque verbal.
  • texastexas Garcilaso de la Vega XVI
    editado marzo 2010
    Creo que los dos aspectos (ser mujer y conocer la obra de Tach) son importantes y se complementan para llegar al desenlace; uno sin el otro no se sostendría. Ya hemos visto el efecto de la entrevista de un hombre que no conoce a Tach, sencillamente en poco tiempo es "devorado" por el escritor. Pero sigo pensando que si uno de esos periodistas hubiese conocido a Tach como lo conocía Nina no habría sido lo mismo. Puede que Tach no se hubiese sentido tan atacado, incluso se habría sentido halagado de que otro hombre hubiese tenido la inteligencia de descubrir su secreto. Pero era una mujer, un ser inferior quien le estaba dando la réplica de una manera tan serena y brillante y eso es lo que hacía que Tach se "desnudase". Su intención era escandalizar a Nina y hacerle salir llorando pero resultó que ella sabía perfectamente a quien tenía delante y cómo debía comportarse para conseguir la declaración que buscaba.
  • SerjSerj Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado marzo 2010
    Totalmente de acuerdo, Texas.

    Ahora una pregunta. ¿Creéis que Tach realmente es una persona inteligente o más bien cree serlo?
    Yo me inclino por lo segundo. El hombre es un pedante que padece el mal del famoseo, pero en mi opinión muestra la ignorancia del que cree tener un saber demasiado seguro. En realidad no dista nada del comportamiento de un fanático ignorante, un poco más adornado eso sí, con algo de literatura.
  • MelusinoMelusino Pedro Abad s.XII
    editado marzo 2010
    texas escribió : »
    Creo que los dos aspectos (ser mujer y conocer la obra de Tach) son importantes y se complementan para llegar al desenlace; uno sin el otro no se sostendría. Ya hemos visto el efecto de la entrevista de un hombre que no conoce a Tach, sencillamente en poco tiempo es "devorado" por el escritor. Pero sigo pensando que si uno de esos periodistas hubiese conocido a Tach como lo conocía Nina no habría sido lo mismo. Puede que Tach no se hubiese sentido tan atacado, incluso se habría sentido halagado de que otro hombre hubiese tenido la inteligencia de descubrir su secreto. Pero era una mujer, un ser inferior quien le estaba dando la réplica de una manera tan serena y brillante y eso es lo que hacía que Tach se "desnudase". Su intención era escandalizar a Nina y hacerle salir llorando pero resultó que ella sabía perfectamente a quien tenía delante y cómo debía comportarse para conseguir la declaración que buscaba.

    Totalmente de acuerdo contigo Texas: mujer y lectora, dos ingredientes sin los cuales la historia no podría haberse llevado a cabo. Lectora porque así indaga en Tach, en su perfil, lee, cosa que sorprende a Tach. Mujer por el pasado de Tach y por cerrar el círculo que había quedado abierto hace años. Sin estos dos ingredientes hubiese sido como hacer una paella sin arroz ni pescado :D.

    En cuanto a lo que comentas Serj, yo me decanto por la opción del sí, es un tipo inteligente, lo que no resta para que sea un tipo totalmente desequilibrado que fuese capaz de idear una teoría totalmente macabra desde muy pequeño. Mi opinión es que es un tipo culto, leído, pero pedante hasta lo más cansino.. La retórica que usa para vapulear a los periodistas es farragosa y con la periodista también la usa, aunque en ese entonces se encuentra con alguien a su altura cultural e intelectual, alguien que consigue desmontarlo y hacerle caer en bastantes contradicciones, desgranando muy bien el grano de la paja entre tanta verborrea. Aunque te confieso Serj que también pensé lo mismo que tu, dudando seriamente si era un impostor o un tipo culto, aunque finalmente me decanto (ligeramente eso si) por lo segundo.
    Saludos!!!!
  • SerjSerj Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado marzo 2010
    Melusino escribió : »
    Totalmente de acuerdo contigo Texas: mujer y lectora, dos ingredientes sin los cuales la historia no podría haberse llevado a cabo. Lectora porque así indaga en Tach, en su perfil, lee, cosa que sorprende a Tach. Mujer por el pasado de Tach y por cerrar el círculo que había quedado abierto hace años. Sin estos dos ingredientes hubiese sido como hacer una paella sin arroz ni pescado :D.

    En cuanto a lo que comentas Serj, yo me decanto por la opción del sí, es un tipo inteligente, lo que no resta para que sea un tipo totalmente desequilibrado que fuese capaz de idear una teoría totalmente macabra desde muy pequeño. Mi opinión es que es un tipo culto, leído, pero pedante hasta lo más cansino.. La retórica que usa para vapulear a los periodistas es farragosa y con la periodista también la usa, aunque en ese entonces se encuentra con alguien a su altura cultural e intelectual, alguien que consigue desmontarlo y hacerle caer en bastantes contradicciones, desgranando muy bien el grano de la paja entre tanta verborrea. Aunque te confieso Serj que también pensé lo mismo que tu, dudando seriamente si era un impostor o un tipo culto, aunque finalmente me decanto (ligeramente eso si) por lo segundo.
    Saludos!!!!
    Sí culto y leído yo también lo creo, pero tanto como inteligente… Estas dos cualidades yo las veo como componentes significativos de la inteligencia pero no determinantes. Hay otros aspectos tan o más importantes, básicos de la inteligencia, que yo encuentro a faltar en Tach; por ejemplo la empatía necesaria para poder comprender los sentimientos ajenos o su pensamiento, nada flexible, sumamente totalitario. La persona inteligente contempla la duda, él la descarta con su ferviente fe y se lanza al vacío siguiendo un razonamiento de un trasfondo deshumanizado. El ser inteligente se adapta al medio, Tach se esconde de el, se aísla del mundo porque puede salir dañado. Para mí lo más penoso reside en que teniendo, dada su cultura, posibilidades de ser un ser inteligente y profundo, tan sólo es un ser desgraciado adornado con un conocimiento del que no ha sabido sacar un buen partido.
  • BohemiosincausaBohemiosincausa Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado marzo 2010
    Yo estoy con Serj, creo que Tach no es tan inteligentecomo él mismo nos dice. En realidad,aunque tenga una gran cultura en algnas conversaciones no muestra su inteligecia, solo presume de ella. Y en algunas ocasiones en vez de argumentar pretende dar credibilidad a sus ideas por que provienen de él; el gran Prétextat Tach. Pero en muchos aspectos es un ser inmaduro, infantil y su compotamiento llega a ser estupido.
  • texastexas Garcilaso de la Vega XVI
    editado marzo 2010
    No es inteligente, y él sabe que no es inteligente. Por eso mismo se escuda detrás del "gran escritor" para argumentar argumentos absurdos. Si alguien no-famoso soltase todo ese discurso en favor del estrangulamiento de su víctima ni le escucharían. Pero al gran Tach nadie le levanta la voz ni le lleva la contraria aunque en el fondo todos piensen que es imbécil. Es algo muy habitual. Su visión del mundo, su excusa para matar a su prima... no tienen ni pies ni cabeza, no hay por donde cogerlos, se caen por si mismos. ¿Os convenció en algún momento?

    Sabe que no es inteligente pero también sabe que por ser quien es puede inventarse la lógica más ilógica para parecer sublime y todo el mundo callará y se planteará sus palabras porque si él las dice es por algo. Los no-inteligentes reciben el adjetivo de "excéntricos" cuando son famosos y de "idiotas" cuando no les conoce nadie (no en todos los casos, evidentemente).
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com